lunes, 15 de junio de 2009

XXII Triatlón de Zarautz

El sábado 13 de junio se celebró la XXII edición del Triatlón de Zarautz. Entre los participantes estaban varios de los que hoy por hoy son los mejores especialistas de larga distancia y es que Zarautz es sin duda una de las pruebas que mayor calado tiene entre los triatletas, que se ve reflejada desde el mismo momento en el que se abren las inscripciones para la prueba, las cuales se agotan en cuestión de minutos, ya que todo el mundo quiere estar en la línea de salida de este mítico triatlón del Pais Vasco.
Yo acudía a la localidad Guipuzcoana queriendo vivir en mis propias carnes la experiencia y el ambiente que relataban los muchos que han participado alguna vez en Zarautz y posiblemente haya llegado con unas expectativas demasiado altas. Ni es tan duro como lo pintan, ni se te ponen los pelos de punta mientras corres, pero sí que es verdad que es un triatlón muy bien organizado, con mucho mejor ambiente que cualquier otro y que tiene partes muy duras y partes en las que los espectadores te hacen un pasillo en el que se te olvida por un momento el cansancio y el sufrimiento.
El cartel de favoritos contaba con la presencia de Eneko y Hektor Llanos, Mikel Elguezabal, Clemente Alonso, Gregorio Cáceres, Felix Javier Martínez, Pedro Gomes... todo un lujo de participación.
Los 2500m de natación consistieron en nadar desde Guetaria a Zarautz. Jon Unanue fue el más rápido, completando el segmento en 32'18'', aventajando en 20'' a los hermanos Llanos, Hektor y Eneko, que salían del agua en 2º y 3º posición.
Tras haber viajado a Zarautz el mismo día, al no poder salir el día antes y con una caravana de 2h por obras cuando sólo estaba a 12km de Zarautz, llegué a la línea de salida con 8h de coche en las piernas y pensando que mejor me tomaba las cosas con calma. Desde la salida nadé a ritmo constante y me quedé en tierra de nadie, con un pelotón a unos 20 metros por delante, en el que iban Richard Calle, Mikel Elguezabal, Cisco Juarez, Xavi Casal, Alberto Cebollada...
A media natación alcancé a Iker Rozas, al que normalmente suelo ganar en el agua y formamos un grupito de 3, con Aitor Aguirre.
Ya llegando a la playa de Zarautz, saltando las olas salí algunos metros por delante de ellos y salí a la arena en 35'37'', completando el segmento en 36'21'', en el puesto 21º.
Corriendo por la playa y subiendo las escaleras para ir a boxes:
En la transición había dejado un chaleco y unos manguitos, puesto que pese a que la mañana había sido de calor, el cielo no daba garantías de aguantar sin lluvia y preferí poner el chaleco, ya que por mucho calor que hubiera no me iba a molestar y me podría salvar en el caso de que el tiempo cambiara. Los manguitos en un primer momento los dejé en el suelo y luego los volví a coger para dejarlos en los bolsillos del chaleco, por si acaso... la verdad que el tiempo fue muy bueno, y no fue necesario nada más que el mono, pero prioricé la prudencia...
Saliendo de la primera transición, para afrontar la bici:
Los 82km de ciclismo, consistían en dos vueltas a un circuito entre Zarautz, Zumaia y Guetaria y una tercera vuelta entre Zarautz, alto de Orio y Aia, donde nos esperaría el famoso "muro", con rampas que yo diría que no superan el 23%, pero tampoco quiero desmitificar la dureza de la prueba. Luego volveríamos a Zarautz por el alto de Orio otra vez.
La cabeza de carrera se formó en todo momento por los hermanos Llanos, con Eneko rodando el primero y Hektor unos metros por detrás. Así comenzaron y así llegaron a boxes tras cubrir los 82km.
Iñigo Eizaguirre se mantenía el 3º al completar la primera de las dos vueltas (aprox. km 30), cuando Clemente Alonso ya era 4º, Jon Unanue 5º y Mikel Elguezabal pasaba en 6º lugar, tratando de alcanzar a los Llanos.
Pedro Gomes iba 7º, Jon Treku 8º e Iker Rozas, que me pasó coronando el primer puerto, ya se había colocado 9º. Egoitz Zalacaín, que también me había superado en la bici era el 10º y atención, porque Richard Calle comenzaba la segunda subida hacia Zumaia en el puesto 11º de la general.
Eneko y Hector comenzando la segunda vuelta de bici:
Nada más comenzar la bici pasé a Iñaki Arenal y a Alberto Cebollada, al que también suelo ganar en el agua. La subida era tendida y se podía hacer perfectamente en plato grande. De hecho, no quité el plato hasta afrontar "el muro" de Aia.
Iker Rozas me pasaba justo antes de coronar y se me distanció en la bajada. En la misma bajada también me pasaban Egoitz Zalacaín y Aimar Aguirresarobe. Mantenía un ritmo fuerte, sin querer pasarme de punto y sobretodo prudente, al menos hasta completar la primera vuelta.
En el km 12 me pasaba Felix Javier Martínez, poniendo en paralelo momentáneamente la bici con la que él corrió el año pasado (la mía) y la que llevaba este año. Él iba en ese momento con Aitor Alberdi.
Estaba disfrutando del circuito y sobretodo de que la gente que me pasaba rodaba de uno en uno, respetando las distancias y cada uno haciendo su carrera. Al menos en las posiciones en las que me he movido en la bici (del 18º al 37º), el comportamiendo de los competidores fue ejemplar. Lo máximo que vi fueron pequeños grupos de 3-4 corredores, pero no pegados.
En el km 18 me alcanza Gregorio Cáceres en una pequeña subida y comienzo a bajar intentando no perder su referencia visual. Me sorprende que alguien que ha quedado 4º este año en el Ironman de Lanzarote y 1º español no se acabe de alejar, pero tampoco quería ser tan osado como para superar a alguien con un "pedigree" así. Sigo con él delante unos cuantos km, mientras nos pasaba gente como Iñaki Gabaraín, que marcaría uno de los mejores parciales de bici y algún otro.
Seguí con Cáceres por delante hasta completar la primera vuelta, al menos para salir en la foto con alguien así, pero al comenzar la segunda subida, la duda de si será que es muy buen corredor y que no tiene buena bici ya no tenía sentido, ya que para quedar 4º en Lanzarote tienes que andar sí o sí, con lo que al principio de subida decidí pasarle.
Al comienzo de la segunda vuelta (aprox. km30) con Gregorio Cáceres por delante, en el puesto 24º:
En la subida pasé a Gregorio, pero apenas duré 10 segundos por delante, ya que ví que me volvía a adelantar. Superar en subida en menos de los 15seg reglamentarios a alguien así es complicado, así que volví a dejar que me pasara, que yo iba a lo mío y no era plan darle un palo para poder irme. Pero la sensación de perderle el respeto a un supercrack así, no me la quita nadie.
En la bajada nos pasó algún otro triatleta y esta vez sí adelanté a Gregorio, alejándome unos metros. Antes de encarar la siguiente subida, un grupo con Aritz Egea me pasaba en la bajada y Gregorio a cola me superaba como un misil, haciéndome dudar por un momento de si estaba pinchado de la rueda de alante, ya que el manillar me hacía extraños. Afortunadamente no estaba pinchado, pero ya no vi más a ese grupillo.
Poco más tarde alcanzaba a Xavi Casal, al que tambien superaba en la siguiente subida. En esa misma parte me pasaban tres triatletas bastante fuerte, con Mikel Calahorra entre ellos. Xavi me volvía a pasar al seguir la referencia del grupo y ya en el km 50 le volví a pasar, haciendo la última parte de la segunda vuelta hasta Guetaria y Zaraut, sin ningún tipo de referencia visual, ni por delante, ni por detrás, en el puesto 32º.
Completadas las dos primeras vueltas, volvíamos a Zarautz para hacer la tercera y última parte, hacia el alto de Orio y con la subida de Aia.
Eneko y Hektor continuaban juntos tirando en cabeza, pero Elguezabal ya había tomado el tercer lugar de la prueba. Clemente rodaba 4º y algo más atrás Iñigo Eizaguirre, Pedro Gomes y Jon Unanue.
Eneko, Hektor, Mikel, Clemente y Jon en el km 60:
El 8º iba Zalacaín, 9º Rozas, del 10º al 12º un grupo con Corujo, Otaegui y Aguirresarobe, el 13º Gabaraín, 14º Felix y en el puesto 15º se mantenía Richard Calle:
Quedaba ahora la parte más dura y emblemática de Zarautz. "El muro" de Aia estaba en el km 65 y quedaban 5km por delante. Pasé por Zarautz en el puesto 32º, en tierra de nadie, bastante bien de piernas, pero temoroso por lo que me esperaba, así que del km 60 al 65 fui simplemente a pasar, reservando fuerzas para no tener que poner el pie a tierra en Aia.
Decían que no había lugar a duda, que los gritos, tambores y platillos harían saber cláramente dónde estaba lo más duro. Del 60 al 65 seguí con el plato, con carretera ancha, sin ver a nadie... posiblemente me relajé demasiado, pero tras un último avituallamiento en el que cogí un bidón de isotónico, comenzó una pequeña subida en la que se veía que la carretera se iba haciendo cada vez más secundaria.
De repente un cambio en el tipo de asfalto hacía sospechar lo que metros más tarde se confirmaba al leer "EL MURO" pintado en el suelo. Plato pequeño y piñón 25 y a ver qué me esperaba...
Bajé el ritmo bastante, para no quedarme sin fuerzas. Pronto empezó a aumentar la pendiente y en los primeros momentos, leyendo un 18% pintado en el suelo pensé "quién me manda meterme en estas cosas", mientras veía a Ciro Tobar que bajaba en la bici animando a los competidores. Ahí sí que pensé que podría ser duro de veras, pero un par de curvas de herradura, con gente animando y de repente me dicen, "venga, que ya has pasado lo más duro y acaba ahí". ¿Ya está? ¿sólo esto? No es que no fuera duro, pero va... lo he pasado peor... la cara de "¡quiero salir de aquí!" la cambié por "¿y para eso llevo 5km de paseo?".
Es verdad que fueron como tres escalones y que en todos decían lo de "ya has pasado lo más duro", pero desde el primero ya se veía que con un 39x25 se va sobrado y que tampoco es necesario reservarse demasiado antes. Sí que había gente animando y algunos tambores y un tío con unos platillos al final... pero bueno, como me esperaba tantísimo, no me pareció algo muy espectacular, aunque sí que es de los mejores triatlones que recuerdo.
En la última de las tres rampas duras, pasé a Monica Pellejero (las chicas salieron 15min antes) y esta vez fui yo el que dijo, "venga, que ya hemos pasado lo más duro". No tenía ni idea, pero total, quedaba bien...
Al coronar "El muro" de Aia, junté los frenos, ya que los llevaba abiertos completamente para evitar roces y habían dicho que la bajada era tanto peor que la subida. Justo en el alto vi a Iker Rozas cambiando un tubular de la rueda delantera. En ese momento me ponía en el puesto 31º.
En la bajada peligrosa me pasó un triatleta y comencé entonces la subida al alto del Orio, de plato pequeño, pero de pendiente normal. Coroné Orio en el puesto 33º, ya pensando en terminar la bici para ponerme a correr y quitar cuanto antes esos 12km que quedaban a meta.
Perfil del segmento de bici de Zarautz, sacado con mi reloj:
Y la bajada del alto de Orio fue por una carretera de un carril, con curvas y poca visibilidad. No es que fuera muy peligrosa, pero yo no quería ni caerme ni arriesgar, así que me pasaron varios triatletas, entre los que estaba Iban Rodríguez, los cuales se alejaban en la bajada y los perdía de vista. Tenía ganas de que acabara ya la bici, porque desde el km 60 ya no llevaba un ritmo demasiado competitivo.
Ya los últimos 4-5km los hice otra vez rápido, pasando a alguno de los que me había dejado en la bajada, pero en el último km, al llegar a boxes entre una línea de conos estrecha, se hizo un pequeño paro en el que ya no se podía adelantar a nadie y los triatletas se agruparon, así que llegué a boxes en el puesto 37º, tras realizar la bici en 2h 26min, a 33,67km/h de media y 64,61km/h de máxima. Incluyendo transiciones hice 2h 28min 32s (parcial 69º).
En bici, completando la segunda vuelta (km 60) y llegando a boxes (km 82):
Los 20km de carrera a pie consistían en tres vueltas por un circuito urbano, pasando por un tramo del paseo de la playa y con meta en el ayuntamiento.
Me incorporé al circuito de carrera cuando Mikel Elguezabal estaba completando su primera vuelta y adelanté a la bici que le guiaba. Me notaba muy bien de piernas y de sensaciones y aunque sabía que era lanzar otro "órdago a la grande", no sabía cómo iba él a pie, ya que a veces, lo que tiene ser bueno, se limitan a correr tranquílamente para conservar el puesto.
La transición no la hice demasiado rápida (poner calcetines, quitar chaleco, atar cordones...) y salí unos metros por delante de Xavi Casal, al que había perdido de vista en bici en el km50 (debería de haber forzado un poco más la última parte de ciclismo, los 22 últimos km). En el primer km me metí por unas escaleras que no eran y tuve que dar la vuelta para volver al circuito, perdiendo unos segundillos y volviendo a ser pasado por la bici de Elguezabal. Como si no supiera quien era él, me puse en paralelo y le volví a dejar. En ese momento marqué el parcial del km, pero cuando miré el reloj, ya no me lo marcaba (fue de 3'42'' incluido el despiste).
Del km 1 al 2 pasé a los que tenía a la vista y al llegar al km 2 miro el parcial: 3'36''. Ufff... creo que me estoy flipando demasiado y decido bajar hasta 3'50'', al menos la primera vuelta y luego si veo que realmente voy tan sobrado, pues ya apretaré.
Marco el km3 en 3'50''.
Del km 3 al 4 me pasa Elguezabal, pero yo ya tenía la orden de ir a 4min/km. Él imagino que pensaría que soy uno de los muchos que por un momento han querido dejarle, como si no supiera correr.
Marco el km 4 en 3'52'' y parecía que las piernas y el pulso no iban a ser el problema. El estómago me estaba jugando una mala pasada y me impedía apretar. Iba bien y si hubiera sido un 5.000 lo hubiera hecho a 3'30'' seguro, pero 20km forzando no podría sin parar. Decido buscar un ritmo cómodo y estable, que no fuera ambicioso, pero que tampoco me hiciera parar y bajo otro poco el ritmo, pasando el km 5 por 4'12'' (mi km más lento).
Completo por tanto mis primeros 5km en 19'12''.
Paso un tramo de traviesas de madera en el que costaba correr y veo que me mantengo estable de sensaciones. Luego en el tramo de paseo de la playa sigo sin ir bien, con no muy buena cara, pero mantengo el paso por los km 6 y 7 a 4'02'' y 4'08'' respectivamente.
Del 8 al 10, en la segunda vuelta trato de seguir con el ritmo constante, sabiendo que correr a 4 en una prueba de media distancia es garantía de mantener la posición, aunque por otro lado veía que podría estar corriendo mucho más rapido si no fuera por el dolor de estómago.
También me venía bien no forzar a tope, ya que la recuperación post-prueba podría ser tan dura como Calella y este mes tengo bastantes pruebas importantes en las que quiero hacerlo bien.
El km 8, 9 y 10 lo hice en 4'01'', 3'57'' y 4'05'' respectivamente, marcando el segundo 5.000 en 20'13'', un minuto por encima de los primeros 5km, pero sabedor de que cruzaría la meta sin problemas y con un resultado bastante bueno.
Volví a pasar por el tramo de traviesas, el que más lento realizaba y marqué 4'11'', para luego volver a 3'56'' y 4'07'' en los km 11, 12 y 13.
Saliendo de boxes por el paseo y en dos momentos de la segunda vuelta por las calles de Zarautz:
Richard y Ernest tambien pudieron disfrutar de la carrer a pie por las calles de Zarautz.
Ernest salió del agua en el puesto 51º, en 38'47'' y en la bici sufrió el percance de romper un radio de la rueda delantera, con lo que se tuvo que conformar con marcar un parcial de bici de 2h 39min, pero aun así pudo llegar a boxes para afrontar los últimos 20km de carrera, en los que hizo 1h 25min, para finalmente entrar en meta en el puesto 96º de la general, con un tiempo de 4h 43min 46s.
Y el gran Richard volvió a demostrar su enorme calidad. Se bajó de la bici en el puesto 14º, tras completar el segmento en 2h 20min y a pie brilló de nuevo, remontando posiciones y marcando un parcial en los 20km de 1h 15min 23s, superando en un apretado sprint al mismísimo Felix Javier Martínez, que se tuvo que conformar con el 10º lugar y aventajando en casi 3min a Gregorio Cáceres, que finalmente acabó el 11º. Magnífico 9º puesto para Richard, con un tiempo de 4h 11min 37s.
Ernest y Richard en la carrera a pie:
La victoria de la prueba, como no, fue para el grandísimo Eneko Llanos, que además hizo nuevo record de la prueba (3h 54min 0s). La "sorpresa" fue la remontada a pie de Mikel Elguezabal, que en la última vuelta logró pasar a Hektor Llanos, que se tuvo que conformar con el tercer lugar absoluto.
Mikel realizó un parcial a pie de 1h 11min (a 3'35'' de media, como mis 2 primeros km...). Clemente Alonso, que realizó el mejor parcial a pie (1h 8min) fue 4º, Pedro Gomes 5º, Roberto Corujo 6º, Egoitz Zalacaín 7º, Jon Unanue 8º, Richard Calle 9º y Felix Javier Martínez 10º.
Eneko Llanos, Mikel Elguezabal y Hektor Llanos en meta:
Yo en la última vuelta apreté ligeramente, corriendo bastante entero y bajando casi todos los km (excepto el de las traviesas de madera) de 4'/km.
Al km 14 marqué 3'56'' y del 14 al 15 pasé a Cisco Juarez, marcando un parcial de 3'56'' de nuevo.
Del km 10 al 15 marqué un parcial de 20'07'' en el tercer 5.000.
Al km 16 hice 3'57'' y al 17, 4'07'', para realizar los últimos 3km cómodo en 3'53'', 3'53'' y 3'52'' respectivamente.
Los últimos 5km los hice en 19'42'', completando los 20km con un parcial de 1h19min 21s (parcial 22º, a 3'58'' de media). En la última vuelta ya no me pasó nadie, en las anteriores fui superado por algunos y pasé yo a otros.
Entré en meta en el puesto 27º, con un tiempo de 4h 24min 14s (aunque el reloj ya vaya por 4:24:15... jejeje)
Mi llegada a meta en Zarautz:
He quedado bastante satisfecho con el triatlón. Es verdad que las expectativas eran muy altas, pero haciendo balance de la prueba puedo decir que sí que es un triatlón de los que hay que hacer al menos una vez en la vida. Bien organizado, buen ambiente, buen circuito...
Y respecto al resultado, pues satisfecho. No quería exprimirme al 100%, ya que mi calendario se centra en pruebas de otro tipo, pero creo que he realizado un buen papel y con mi tercera prueba de larga distancia, ya puedo creer que he sabido adaptarme, ya que en las mis tres pruebas de este año (Arinaga, Calella y Zarautz) he acabado bien, sin muchos problemas y en buenos puestos. Además en todas he visto que hay mucho por mejorar.
Fotos al término de la prueba:
En la primera la representación del Prat-Triatló, con Ernest y Richard.
La segunda con Mr. Eneko Llanos, indiscutible nº1 hoy por hoy.
Y la tercera, con Felix J. Martínez, él con la Lucero y yo con la Caliente. La gracia que me hizo que le dijera a su hija: "mira, la bici que llevaba papá el año pasado":
Ahora el próximo objetivo será la Copa del Rey de triatlón, luego la Liga Nacional de Clubes...
...y en Julio, sí que parece que sí... Cto. España de Larga Distancia en Vitoria!! Un C!!!

7 comentarios:

Está más claro que el agua, el día que te estrenes en LA DISTANCIA, la lías. Felicidades y Enhorabuena por el carrerón.

Enhorabuena por eas carrera y por disfrutar tanto.

Claro que las subidas no te parecian duras, despues del Rat Penat todo se ve con otra perspectiva

Felicidades, buena crónica (con pros y contras) y buena tri, seguro que acabarás donimando la larga distancia.

Como siempre una crónica genial!!! espero que esta semana y la que viene dejéis al club por todo lo alto, un saludo Sergio!

Talin, LA DISTANCIA de momento la dejo "distante", aunque ire pasito a pasito.

Luis, la verdad es que sí, con el recuerdo reciente del Rat Penat, "el muro" parecía otra cosa...

Pau, imagino que poco a poco ire asimilando mejor este tipo de distancias, pero por ahora me valen para disfrutar con cosas nuevas.

korje, a ver si lo hacemos bien estas dos semanas, que tenemos equipazo!!

Felicidades Sergio!!!
que te voy a decir que no te haya dicho ya, con la temporada tan genial que estas haciendo!!!
Ademas te has adaptado genial a la larga distancia!!!!
Suerte y descansa para este finde, que es muy largo!!!

Gracias Raúl!

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal