martes, 29 de marzo de 2011

En lo más alto del Rat Penat

Sin haberlo planeado, como debe de ser. Lo contrario sería pensar demasiado en lo que queda por delante antes de ni siquiera llegar a poner el plato pequeño.
Esta tarde Jose Luis y yo nos dirigíamos a Begues, pero la lluvia nos hizo volver a la costa, donde seguía brillando el sol. El plan alternativo acabó pasando por el Rat Penat y una vez coronado, a la altura de la barrera, seguimos subiendo hasta la bola del radar, por aquello de que no se diga que al menos una vez, hemos llegado hasta arriba del todo.
El perfil del Rat Penat, con un postre del 20% en la cima y máxima del 23% en el km2:
Aunque hoy ha sido un día de esos que si monto un circo me crecen los enanos. Los 89km de hoy se saldaron con el veredicto de que la rueda delantera debe pasar por el taller, ya que en el mejor de los casos está descentrada. Digo en el mejor de los casos, ya que espero que no se haya dilatado el aro de la llanta, porque ahora no puedo frenar con ella, al botarme muchísimo, lo que además de peligroso, no es nada bueno para la bici.
Y continuo sin poder correr (y sin intentarlo). El jueves me haré una resonancia y a esperar diagnóstico.
Hoy quise completar la jornada en el agua, pero a los 200m consideré que era suficiente. Entre las múltiples excusas que me hicieron abandonar el entreno, una de ellas es de las más idiotas que he tenido: me tiré al agua dándome un planchazo, que me ha dejado el pecho tan rojo, que no me puedo ni vestir, como si tuviera una quemadura solar. Además del dolor del golpazo, que hace que ahora al respirar sienta el pecho como si tuviera un gripazo, me he contracturado toda la espalda y he medio recaído de una contractura que me ha tenido alejado del agua todo febrero.. en fin... si es que... me guardo los autoinsultos para mí.
Con haber hecho el tonto aquí por hoy, me habría servido:

domingo, 27 de marzo de 2011

Cto. de España de duatlón contrareloj por equipos

El sábado 26 de marzo se celebró en Alcobendas el Cto. de España de duatlón contrareloj por equipos, de distancias 5km de carrera a pie, 20km de ciclismo y 2,5km de carrera a pie.
El equipo A del Prat triatló estuvo compuesto por Rodrigo Torres, Richard Calle, Antolí Fauría, Carlos López y Sergio García:
Los 5km de carrera a pie consistían en dos vueltas a un mismo circuito con subidas y bajadas, mezclando tierra y asfalto. El ritmo desde salida fue uniforme y lo pudimos mantener durante todo el tiempo.
En los primeros metros:
Procuré correr siempre por el medio, buscando mi propio ritmo, ya que en mes de marzo apenas he podido correr y era el que con peor nivel de carrera acudía de los cinco. La incógnita de si mi podría soportar el dolor de rodillas, también era otro handicap a tener en cuenta.
En la primera vuelta:
Ya en competición, las rodillas, que me molestan al correr, me permitieron hacer el 5.000 sin problemas y dentro de lo que cabe respondí bastante bien, corriendo al ritmo del resto.
En la segunda vuelta:
Sólo en la última subida ya me quedé un poco, aunque antes de llegar a la transición pude volver a enlazar con todos.
A falta de menos de 500m para boxes:
Nada más salir de la transición, al subirme en la bici, me encontré ya mucho más cómodo y comencé a entrar en los relevos como todos.
Saliendo de boxes:
El circuito de bici tenía bastantes glorietas, con unos giros de subidas, otros de bajadas... Era rompepiernas y se hacía duro. En la primera vuelta di los relevos bastante fuertes, pensando que en el caso de comenzar a ir justo, llegado el caso, podría ponerme a rueda, hasta poder volver a entrar a los relevos y hacer que el esfuerzo de los demás fuera el menor posible.
En el paso de la primera vuelta:
Sin embargo, en una de las últimas subidas de la segunda vuelta, después de dar un relevo, no pude continuar en mi lugar de la cadena y me mantuve un par de turnos a rueda. En la última bajada antes de completar la segunda vuelta, entré último y perdí unos metros antes de comenzar la subida, en un momento en el que por delante iban demasiado estirados. Intenté volver a enlazar y tras dar la vuelta, en la siguiente bajada casi lo conseguí, pero al empezar de nuevo la subida, el fuerte viento de cara hizo que fuera incapaz de salvar los 15m a los que rodé durante unos metros, para luego convertirse en 30m... 50m...
Ya me quedé sin fuerzas y seguí a mi ritmo por lo que pudiera pasar, hasta que un juez me sacó la tarjeta roja por haberme descolgado del resto, quedándome fuera de carrera en el km13 de la bici.
Carlos, Richard, Antolí y Rodrigo dieron las dos últimas vueltas de bici sin mi:
Yo llegué a la zona de boxes ya rodando sin interferir con el resto de equipos y ya me bajé de la bici con algo menos de 15km. Aunque lo normal hubiera sido que no hubiese podido aguantar a pie (bien por dolores, o por falta de ritmo) y una vez llegado a la bici, lo lógico es que pudiera seguir al resto, al menos a rueda, las cosas no salieron así y a pie fui mejor de lo esperado y en la bici, pese a encontrarme con fuerzas, en un momento me quedé un poco fuera de punto y el tipo de circuito, con el viento que fue saliendo, hizo que no tuviera lugar para protegerme a rueda.
Terminada la prueba, la rodilla acusó el esfuerzo y tuve bastantes molestias lo que quedó de día. Ahora no volveré a correr ni competir a pie hasta que esté al 100% recuperado y me tomaré unos días o semanas sin correr. En el fondo, aunque me habría gustado mucho poder terminar la prueba, fue mejor no haber llegado a correr los últimos 2,5km, porque las molestias podrían haber sido mucho mayores.
Comentando con los compañeros las impresiones:
Y en la última transición, con los cuatro justos para terminar, logramos seguir haciendo un buen papel y terminar en un meritorio puesto 10º, con un tiempo de 58min 58s.
El Prat-Triatló A, entrando en meta:

viernes, 25 de marzo de 2011

Rumbo a Alcobendas

Hoy partimos rumbo a Alcobendas, donde se celebrará mañana el cto. de España de duatlón por equipos. El nivel del cto. es altísimo y estarán todos los clubes importantes. Nosotros acudimos como actuales campeones de Cataluña, pero mejorar el 8º puesto logrado el año pasado en el nacional, será muy difícil.
A nivel particular, lamentablemente llevo 3 semanas sin poder correr. El miércoles volví a probar y a los 10min tuve que parar, con tan sólo 2km de calentamiento. Mañana intentaré seguir a mis compañeros lo que pueda. Mientras aguante el dolor trataré de hacer los 5km de carrera a pie para intentar ayudar en la bici. En bici, que prácticamente es lo único que hago, me encuentro fuerte, pero claro, no es lo mismo salir fresco, que ser el peor corredor de los 5 que saldremos.
En el mes de enero estuve en varios duatlones haciendo entre los 10 mejores parciales en los 5 primeros km de carrera a pie (el 5º en Teia, 6º en Cabrils, 8º en Mataró y 4º en Granollers), pero prepararme para el cto. de España de natación primero y para la maratón después, me hizo tener un bajón de nivel considerable a pie en febrero, al menos a ritmos rápidos. Este mes pensaba comenzar a remontar el vuelo, pero mucha suerte tendré que tener para lograr correr entorno a 17'30'' el primer 5.000, que para el resto es hasta lento.
Objetivamente, no acudo ni con la salud, ni con el nivel con el que debería de llegar. De todos modos, lo haré lo mejor que pueda.
El equipo A del Prat-Triatló, que será el mismo del pasado Cto. de Catalunya:
Carlos López, Richard Calle, Rodrigo Torres y Antolí Fauría serán mis compañeros mañana.

jueves, 24 de marzo de 2011

Mejorar la posición en la bici. Vol. 2

Ayer actualicé con el tutorial de cómo cortar las barras de carbono del acople y como lo prometido es deuda, aquí hay una imagen en la que se ve la mejora conseguida.
La foto de la izquierda es la del sábado pasado, el primer día que puse los acoples. El calificativo de dominguero es quizá un poco duro, pero se puede ver que voy demasiado echado.
He marcado en rojo el ángulo recto que deberían formar mis brazos acoplados. Se ve cómo casi lo supero por unos 30º (la línea verde).
En la foto del centro, pues bueno... he visto a gente peor. Con esa posición ya puedo salir de casa. No están logrados los 90º, pero mis brazos apenas están colocados unos grados de más. Esta es la posición que logré el miércoles, con sólo cortar 3cm del acople. Al acercar la zona del comienzo de la curva del acople, no me agarro tan lejos y no estoy tan echado.
Otra de las cosas que hice fue retrasar 1cm los reposacodos, que tienen varias posiciones de colocación y el primer día las puse en la que marcan las instrucciones, olvidándoseme que podía ganar ahí algo de ángulo, sin necesidad de cambiar la longitud de la potencia.
La foto de la derecha es del tri de Banyoles del año pasado. Llevo mi bici de crono y se ve que formo perfectamente el ángulo recto con mis brazos al ir acoplado. Entre la posición de aficionado del centro y la de crack de la derecha, hay cosas que se pueden corregir y otras que no. Evidentemente el ángulo del tubo vertical de la bici de crono, de 78º, no lo lograré con la de la carretera (las geometrias del cuadro son distintas), pero una clave para darse cuenta de una posible solución, está en fijarse que mi espalda es más pararela al suelo con la bici de crono que con la de carretera.
La evolución del hombre, de Darwin:
Con más detalle se puede ver aquí la ganancia. He superpuesto mi posición del miércoles, con la del sábado.
Se ve que los codos están más retrasados (1cm lo he ganado con el propio juego que da la posición de los tornillos del reposacodos) y las manos más cerca de las manetas después del corte que antes.
Antes del corte de las barras en primer plano:
Y en esta imagen, en primer plano está la posición después del corte. Aquí se ve mejor la diferencia de la posición de las manos. Como no he realizado ninguna modificación genética que varíe la longitud de mis antebrazos, esto se ha traducido en acercarme más al ángulo recto en los codos:
Y ahora comparo las posiciones con la que tengo en la bici de crono.
Antes de cortar las barras, la diferencia con respecto a la posición ideal era más palpable:
Después de cortar las barras y retrasar los apoyacodos, la diferencia que hace que con una bici llegue a los 90º perfectos y con la otra no, es que la bici de crono hace que mis hombros estén más adelantados (mayor ángulo en el cuadro de tubo vertical) y a estar más echado para adelante se une llevar la potencia más baja:
Pues bueno, la comodidad ha de priorizar sobre todo cuando el objetivo es el Ironman. Si opto por la bici de carretera es porque no será una prueba de ir 100% acoplado. Hay que intentar optimizar la posición acoplado, pero siempre que las prestaciones de la bici de carretera no se vean mermadas. La comodidad en subidas y bajadas es fundamental.
Como voy francamente cómodo actualmente, voy a hacer dos cambios sencillos, que no me implican gran cosa, para ver la mejora aerodinámica.
El primero es el más simple. Consiste en aprovechar la regulación del propio reposacodos para desplazarlo 1cm hacia el centro. De este modo el efecto paraguas contra el viento será menor. Si mi flexibilidad permite ir con una distancia entre codos menor, pues bienvenida sea la mejora. Si veo que me supone un esfuerzo juntar los codos 2cm (1cm por reposacodo), pues vuelvo a la posición actual, de buldog frances. Este cambio no influye en el ángulo recto de mis codos, pero sí que elevará unos mm mi pecho, al juntar más los codos. Eso sí, prima más el beneficio de juntar los codos, que la pérdida de aerodinámica por elevarme un poco más (que será casi inapreciable).
El segundo también es simple, pero estéticamente puede obligar a proceder a una segunda derivada. La pipa de la horquilla de mi bici es larga y no la tengo cortada. Tengo margen para subir y bajar la potencia. Ahora mismo la tengo colocada en el medio, pero puedo bajarla un par de casquillos (flecha roja en la foto). Bajar la potencia una o dos posiciones supone una gran mejora aerodinámica a la hora de rodar acoplado. Por contra, la espalda ya no irá tan cómoda y puede que me note peor en subidas, bajadas, cogido abajo... Bajaré primero una posición la potencia y veré si me noto mal. Si voy bien, pues bajo otro más. Si voy bien, pues la puedo dejar abajo del todo, aunque sería una posición demasiado "racing" para carretera. Si me veo mal, aunque acoplado vaya mejor, pues habrá que llegar a una posición de compromiso, perdiendo estética, pero manteniendo todas las prestaciones de la bici de carretera.
Eso sí, si finalmente decido quedarme con la potencia más baja, tendré que plantearme cortar lo que sobra por ecima de la potencia (flecha verde en la foto), porque tal y como está ahora, no queda del todo mal, pero si sobra demasiado por encima, ya no tiene sentido tenerlo y no quedaría bien. Un casquillo de margen nunca viene mal, pero tres o cuatro, es un exceso. De todos modos, llegado el caso, antes de cortar, haría unos cuantos km hasta estar completamente seguro y nunca dejaría la pipa rasa con la potencia.
Foto esquemática de mis dos próximas actuaciones:

miércoles, 23 de marzo de 2011

Mejorar la posición en la bici. Vol. 1

Voy enlazar un par de entradas sobre cómo mejoraré mi posición en la bici de carretera, para que sea lo más parecida posible a la de crono, cuando vaya acoplado. De momento con la acción de hoy, ya he experimentado una gran mejora, que mostraré gráficamente en la entrada de mañana.
También daré las pistas de mis futuras acciones, aunque las narraré cuando las haga, que no es sólo saber qué hay que hacer, sino tener el tiempo y las ganas de hacerlo.
Lo primero de todo que he hecho, ha sido recortar las barras de los acoples. El primer día que los puse vi que eran demasiado largos y me colocaba muy echado sobre la bici. Medí que me sobraban un par de dedos y más finamente en casa vi que podía quitar 3cm sin problemas. El corte lo hice de la parte recta de las barras, ya que la parte curvada no la quiero tocar a priori, para seguir teniendo esa zona para el agarre.
En el extremo de la barra, colocamos un poco de cinta americana, que facilitará el marcado y servirá para apretar el carbono mientras se corta:
Con un pie de rey (profesionalidad ante todo), medimos 3cm y con un rotulador permanente, marcamos la cinta, para proceder posteriormente al cortado:
Colocamos la barra en un sujetatubos, que está protegido con unas almohadillas de goma, para que no se me rallen los acoples (la bici es sagrada...):
Con una sierra de metal, empezamos a cortar. Hay que empezar con cuidado, lentamente, aunque el carbono parezca que cuesta cortarlo y que se astilla, el corte queda bastante limpio sin demasiado esfuerzo, pero no olvidemos que estamos tratando un tema serio:
Si os fijais, avanzado el corte, se va soltando un polvillo de carbono. Esto es buena señal, garantiza que se pueda seguir el corte marcado, ya que la hendidura se controla más fácil y no baila:
Ojo a los últimos pasos del corte. En toda la operación se tardan 5min y luego serán horas y horas las que se va a utilizar el acople, no hay que impacientarse. Conviene sujetar ligeramente la última parte, hasta que el trozo de carbono a retirar, quede cortado completamente.
Una vez cortado, se ve que apenas queda rebaba. Lo único que queda deshilachado es la cinta americana:
Pero hay que ser fino... y queda muy guapo pasarle un poco la lija, dejando el extremo suavecito y con el mismo aspecto que si fuera nuevo:
Y ya está una barra. He sido un poco conservador con los 3cm, ya que si más adelante me apetece quitar 0,5cm más, no habrá problema. Sin embargo, si te pasas cortando, ya no tiene remedio.
Para toda esta operación he tenido la inestimable colaboración de mi compañero de trabajo Miguel Angel, que ha puesto todos los medios para cortar y proteger mis barras. Tras haber probado por la tarde los acoples y ver que ha habido mejora en mi posición, ya puedo mañana invitarle a un café por el esfuerzo y tiempo empleado.
Vaya, me acaba de venir a la mente que mañana se ha pedido el día libre... bueno, no pasa nada, la intención es lo que cuenta. Públicamente has visto que mi intención era la de invitarte...
Gracias Miguel Angel:
Eso sí, la pijería ha hecho que una medida crítica haya sido la máxima que permitiera seguir viéndose la marca HED una vez cortados. Hasta 4cm se podría cortar para seguir viendo la marca. Si se corta más... adios HED... (bueno, no es que tenga comisión, pero queda feo que las letras se vean cortadas).
Aquí se ve primero cortada una barra y luego la otra:
Y una vez cortadas, con la nueva longitud, sólo queda ponerlas en la bici:
El beneficio no es sólo que no tengo que irme tan lejos para agarrarme. Otro factor que he notado es que un acople excesivamente largo hace un efecto vela que reduce la maniobrabilidad de la bici en las bajadas sinuosas, sobretodo si hay aire. Parece que no, pero a 60km/h los giros con un par de barras de 21mm de diámetro que sobresalen demasiado sobre la línea imaginaria que une las manetas, hace que sientas el mismo respeto que cuando bajas con una cabra, que da menor sensación de seguridad.
Mañana actualizaré con las imágenes del resultado, con la correspondiente comparación de posiciones y unos apuntes de un par de cosas sencillas que haré para corregir la posición aun más.

martes, 22 de marzo de 2011

Tarando las protecciones

Cuando se proyecta el diseño de la instalación eléctrica de una vivienda, se tienen que tener en cuenta para su dimensionado las necesidades energéticas que se demandarán, el número y tipo de equipos a conectar… y por supuesto, se debe proteger a las personas que habitarán en la vivienda. Todos tenemos a la entrada de nuestra casa una caja en la que está el ICP, el diferencial, los PIAs… Todos ellos han sido tarados en el momento de su diseño, salvo que hayamos acometido algún tipo de ampliación en casa que haya requerido de una revisión de las intensidades de corte de cada uno de los interruptores, al solicitar más potencia.

A lo que todos llegamos es a saber que si nos quedamos sin luz en casa, lo primero que hacemos es ir a la caja y ver si “se nos han fundido los plomos” (antiguamente la protección era a base de fusibles y de ahí viene la expresión). Si está algún interruptor bajado, pues lo subimos y pista… Si al instante vuelve a saltar pues el sentido común nos dice que no lo intentemos subir más veces, porque algo pasa… Y si están todos subidos, después de salir al rellano y ver que la escalera tampoco tiene luz, o de ver que la TV del vecino tampoco se escucha, pues decimos aquello de “es algo general, porque en casa está todo bien”.

Pues bien, como es de suponer no voy a ponerme a hablar de mis experiencias con el REBT (Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión), pero sí que me sirve perfectamente este planteamiento de cara a cómo tarar mis protecciones de cara a afrontar el Ironman. Hay que buscar optimizar la instalación y lograr que sea lo más robusta y fiable posible.

En una vivienda, el ICP salta cuando tienes todo encendido y te pasas de consumos, el diferencial protege del peligro de una falla o de un electrocutamiento y en cada sectorización (cocina, alumbrado, horno…), defines el número y tipo de equipos a conectar para que ante un consumo excesivo en esa zona, salte sólo esa parte de la instalación y puedas seguir utilizando el resto.

En mi instalación tipo Ironman, a las tres sectorizaciones básicas (natación, ciclismo, carrera), se añaden otros factores, como el de la parte mental, la alimentación y el material. Como protección personal dispongo de un diferencial que salta ante las molestias y lesiones y gobernando todo se encuentra el interruptor general, que si salta hace parar toda la instalación.

Mi instalación cuenta con los siguientes equipos:
PIA (Pequeño Interruptor Automático).- Nadar, bici, correr y otros factores.

La instalación eléctrica de la vivienda se sectoriza por zonas y a cada zona se le asigna un PIA. Esto aísla una parte de otra y cada una se tara con un valor diferente. Hay PIAs que permiten consumos de corriente más altos y otros más bajos.

Cada PIA se define por la intensidad máxima de pico que soporta. Por ejemplo, en la instalación de iluminación, que lleva los cables de menor sección, se coloca un PIA de 10-16 amperios de intensidad de corte. En la de enchufes, de unos 20 A y en la de cocina, que es generalmente de la que cuelgan todos los electrodomésticos de la casa, se coloca un interruptor de unos 25 amperios. Es decir, si la suma de las intensidades que consumen todos los aparatos que están conectados en casa al mismo tiempo superan los 25 amperios, el PIA salta, pero sigues teniendo luz, o enchufes… El horno, lavavajillas, microondas, nevera… van en este PIA. El horno sólo, consume unos 6-8 A y la sección del cable es de 6mm, de mayor diámetro que otros cables de la vivienda.

Al diseñar la instalación para soportar un Ironman, he realizado cuatro sectorizaciones:
- Natación: En este pongo un PIA de los baratos, de poca intensidad de corte. Un consumo normal estaría entre 4km y 12km semanales, pero puedo tararlo en 18km, ya que he llegado a tener picos semanales de esa carga y la instalación los resiste. No necesito modificar nada para soportar esas cargas.
- Bici: Aquí el poder de corte tiene que ser mucho mayor que el que tengo conectado a la parte de natación. Preparando distancias cortas lo puedo tarar en 300km semanales, como cifra techo y trabajar siempre en torno a los 150-250km, pero ahora me veo obligado a sustituir mi antiguo PIA por uno mayor, que permita llegar hasta los 450km semanales, aunque me mueva entre los 200-300km.
- Correr: Al igual que el de ciclismo, no me sirve colocar el PIA que venden para distancias cortas, ya que me saltaría con demasiada frecuencia. Le pondré uno que llegue hasta los 60km semanales, aunque trabaje en torno a los 20-40km.
- Otros factores (Mental, alimentación, material): Aunque lo ideal sería darle la misma importancia a este punto que al resto, la verdad es que haciendo pruebas cortas muchas veces tratamos de ahorrarnos lo máximo posible en el coste de este PIA y el interruptor que tenemos por defecto es tan básico que salta a la mínima. Para terminar un Ironman el material es distinto al de pruebas cortas, pero en ambas distancias es importante y generalmente lo cuidamos, así que no suele dar problemas (únicamente económicos). Sin embargo, el tema mental adquiere mucha mayor importancia y hay que lograr que “los plomos” no salten a la mínima. Es más, cada vez tienen que soportar mayores cargas y peores condiciones. La alimentación también adquiere mayor importancia, no sólo en los días previos, o durante los entrenamientos, sino en la propia prueba. Yo tengo instalado el PIA mínimo que permite el Reglamento y las veces que hago competiciones largas, es uno de los que me salta con frecuencia. Llevo un tiempo intentando reducir su sensibilidad y hacer que permita mayores esfuerzos y tiempos de actividad, pero está claro que tengo que seguir trabajando mucho esta cuarta sectorización. Me veo en obras hasta junio, tirando tabiques, tragando polvo, limpiando y volviendo a tenerlo todo sucio…

Si bien sustituir el PIA en una vivienda por otro mayor implica cambiar el tendido de cable por otro de mayor sección (para soportar mayores intensidades), con la correspondiente obra en casa, cambiar las cargas asimilables en mi sectorización, implica adaptarme poco a poco a esos nuevos rangos de carga, con el correspondiente entrenamiento. Para el Ironman tendré que ir trabajando esas taras, para que salten cada vez menos y pueda consumir más en cada sector. No deja de ser, acometer una gran obra en mi instalación.
Interruptor Diferencial.- Lesión

El interruptor diferencia salta cuando detecta que la corriente fluye por caminos distintos, de un modo no equilibrado, es decir, cuando un equipo tiene una deriva, o cuando una persona sufre riesgo de electrocutación. El REBT dice que los diferenciales deben ser tarados a 30mA, para proteger a las personas y es lo que todos tenemos en casa.

Pero cuando uno se expone a preparar un Ironman, es consciente de que su instalación no es una vivienda unifamiliar convencional. En las instalaciones industriales, los diferenciales tienen 10 veces menor sensibilidad, son más robustos y cortan en los 300mA. Evidentemente, el riesgo para las personas es evidente, pero lo que se busca es proteger las derivas a tierra de los equipos.

Mi diferencial ya no me salta en las molestias, con las que tengo que convivir, ya que el aumento de carga hace que cuando no me moleste una cosa, me moleste otra. El corte está en el punto de lesión, osea, que mientras me permita seguir, no saltará, pero cuando ya me obliga a parar, es cuando me corta la luz de todas las sectorizaciones. Si me lesiono, me paro.

Tras la maratón de Barcelona, me saltó el diferencial. Rearmé la natación y no saltó. Rearmé el ciclismo y sin problemas, pero al rearmar la carrera a pie, tras 15min de carrera, volvió a saltar. Afortunadamente, al tener la instalación sectorizada, únicamente me quedé sin carrera a pie, pero pude seguir nadando y en bici.

A la semana siguiente volví a rearmar la carrera a pie y esta vez, hasta los 40min no volvió a saltar, con lo que todavía seguía teniendo algún problema en la instalación. He realizado las reparaciones necesarias a base de descanso y el próximo miércoles volveré a rearmar el PIA de la carrera a pie, a ver si esta vez el diferencial ya no detecta fugas y no vuelve a saltar.
El ICP (Interruptor de Control de Potencia).- Petada General

También conocido como interruptor general magnetotérmico, es el que limita la potencia de la vivienda. Una instalación básica de vivienda tiene contratados unos 3KW, y su ICP salta si el consumo total de la vivienda supera los 15 Amperios (la suma de intensidades consumidas por cada sector de la vivienda).

Si ya tenemos aire acondicionado, aparatos de clima... tendremos contratados unos 4 kW y el ICP será mayor, permitiendo hasta los 20 Amperios de corriente.

Pues bien, de nuevo mi instalación es especial, mi consumo es muy elevado y me tengo que ir a un ICP que permita el doble de consumo. Existen viviendas que tienen una potencia contratada de 9KW y su ICP se tara en 40A antes de saltar. Preparar un Ironman es como contratar la electricidad para una mansión.

Para entendernos, la semana pasada hice 427km de ciclismo y no me ha saltado el PIA de la bici. Lo he tolerado sin problemas, pero claro, el consumo en natación y en carrera fue muy bajo, con lo que mi ICP de petada general no llegó a saltar.

Si por el contrario una semana hago esos 400km de bici, con 60km de carrera a pie y 15km de natación, ninguno de los PIAs saltará, porque estoy por debajo de la carga máxima que permite cada sectorización. El diferencial, si no me he lesionado por las cargas, tampoco será el que me pare, pero el que actuará será el ICP, que suma las cargas de cada uno de los sectores y ve que en conjunto, tendría una buena petada general.

Tengo por delante 90 días para hacer que cada vez tarden más en fundirse los plomos.

domingo, 20 de marzo de 2011

Domingo de 149km...

Hoy completé los entrenamiento de la semana haciendo 149,12km de bici, en 5h16min, a 28,30km/h de media y 71,12km/h de máxima. La cuarta salida de más de 100km de la temporada y la quinta más larga de mi vida.
A las 08.30, en el Prat:
Comenzamos subiendo a Begues, para seguir por Avinonet dirección Guardiola de Font Rubí y acabar en Font Rubí.
En los primeros km de la subida a Begues:
Agrupamiento en Begues:
A partir de Olesa de Bonesvalls, seguimos los que íbamos a hacer una salida más larga y el resto dio la vuelta.
Con Edu, Sergio, Ramón y Jose Luis, camino de Guardiola de Font Rubí:
En total, 1.580m de desnivel positivo acumulado y muy entero durante toda la salida. 130 pulsaciones medias y 173 de máxima.
El perfil de la salida de hoy:
Los cuatro que llegamos a Font Rubí: Sergio, Edu, Sergio y Jose Luis:
Y con lo de hoy, cierro la semana con 427,47km de ciclismo, 2km de natación y 7,6km de carrera a pie. La semana que viene será más floja y el próximo finde participaré en el cto. de España de duatlón por equipos, a celebrar en Alcobendas.

sábado, 19 de marzo de 2011

Superando los 300km

Tendría que tirar de archivo para buscar la última semana de más de 300km de ciclismo. En esta semana ya llevo 278km, a falta de la salida larga que haré mañana, con lo que espero incluso acercarme a los 400km. También hay que tener en cuenta que apenas he realizado otros deportes esta semana (2km de nado y 7,6km de carrera a pie), ya que a pie me molestan las rodillas y en el agua, el factor pereza ha estado bastante presente.
Esta tarde, 49km muy cómodos, aprovechando para probar la nueva postura acoplado en la Cadex:
Evidentemente la cabra es la cabra, y con la de carretera no consigo los mismos ángulos, aunque ruedo muy cómodo acoplado. Pensando en el circuito de Niza, con subidas y bajadas, prefiero dejar la bici de crono en casa y llevar la de carretera.
Le he puesto el acople HED clip lite carbon, cuya mayor ventaja es que el reposacodos es abatible. Esto da mucha mayor versatilidad al manillar, ya que puedes abatir los reposacodos en las subidas y disponer de todo el manillar para agarrarte. Además, es superligero.
Eso sí, aun me quedan algunos ajustes por hacer. Tengo que cortar unos 3cm las barras, ya que como se ve en la foto de arriba me sobran y encintaré las barras para evitar resbalones, aunque me agarro sin problemas, pero por si acaso.
Sin manos, con los reposabrazos colocados y abatidos:

jueves, 17 de marzo de 2011

Sale el sol

Pues parece que ya la lluvia da una tregua que permite salir a hacer km. Este fin de semana intentaré recuperar los perdidos...
Esta tarde, rodando con David Sanfeliu:

martes, 15 de marzo de 2011

Mi prometida

Desde que la conocí en agosto del 2010 apenas nos hemos separado y con ella he compartido grandes momentos.
Después de este tiempo de relación, en el que nos hemos ido conociendo poco a poco, con nuestras virtudes y nuestros defectos, he decidido dar un paso más y formalizar nuestro compromiso, pidiéndole que vaya de mi mano en el que será para mí un gran día a recordar.
Ya tenemos fecha para el convite, será el 26 de junio y lo celebraremos en la ciudad francesa de Niza. Será una ceremonia multitudinaria, pero sencilla. Los invitados serán recibidos con 3.800 metros de agua y después tomaré de la mano a mi prometida y realizaremos nuestro baile de novios, que durará 180km. El fin de fiesta se compondrá de una pequeña maratón por el paseo de la playa. Ya os enseñaremos las fotos de la ceremonia.
Una imagen de la pedida de manillar, mostrándole el cuentakm de compromiso:

domingo, 13 de marzo de 2011

XX Duatló Cuitat de Reus

En la soleada mañana del domingo 13 de marzo se celebró el XX Duatló Ciutat de Reus, de distancias 5-24-2,5. La salida se dio a las 10.00am, desde la pista de atletismo del Reus Ploms.
Salida de la prueba:
Pasé por 1'11'' los primeros 400m (a ritmo de 2'58'') y me mantuve corriendo los primeros km en un puesto entre el 15 y el 20. La maratón del domingo me pasaba factura y no me notaba nada rápido. Llevaba tiempo sin correr rápido y pronto vi que me costaba seguir el ritmo.
En los primeros 400m de pista:
En la primera vuelta, la más larga, ya fui perdiendo comba, llegando a correr por encima del puesto 30º a mitad de la segunda vuelta. En los últimos metros, recuperé alguna posición y entré en boxes en el puesto 26º, en 19'43''.
En la segunda vuelta:
Empecé fuerte la bici y no me calcé las botas hasta alcanzar al segundo grupo, en el que iban del 7º al 20º. Tuve que hacer los primeros km muy fuertes, ya que me habían sacado bastante en la primera carrera a pie y el grupo ya estaba formado. En los primeros km, alcancé a Alberto Cruz, al que llevé a rueda hasta el grupo, en el que ya se mantuvo el resto de la prueba.
Pese a haberme pegado el calentón para enlazar, entré a colaborar en los relevos desde el primer momento, aunque apenas 4 o 5 entraban a los relevos. Cuando alguien ponía un ritmo más fuerte y se iba unos metros, yo me iba con él, para ver si lográbamos irnos, pero no hubo manera.
Poco antes de completar la primera vuelta, Miki Marzo lo intentaba y yo me iba con él. Llegamos al punto de giro con unos metros, pero en la glorieta nos alcanzaron.
En el tramo de vuelta, con el viento en contra lo volvimos a intentar y logramos unos 40-50m de diferencia, llegando a tener al 5º y 6º a la vista, pero el aire pegaba muy duro y las fuerzas no sobraban. Sobre el km 16 llegaban por detrás Xavi Casal y Rodrigo Torres, que se habían escapado del grupo. Nos mantuvimos los 4 unos metros a relevos cortos, pero pronto se nos volvió a echar el pelotón encima.
Cuando volvimos a ser neutralizados, el ritmo bajo muchísimo, rodando por debajo de 30km/h en algún tramo. Los que teníamos por delante los perdimos de vista y el ritmo en los últimos km fue bajo, con algún que otro cambio de ritmo que no acabó en nada.
Llegamos a boxes juntos, del 7º al 19º. Hice el parcial 5º de bici, en 40'45'', aunque en la clasificación aparezco como el parcial 13º debido a que un gran número de competidores se confundieron en el circuito ciclista y dieron la vuelta antes de tiempo. Más de 50 duatletas llegaron a boxes antes de cabeza de carrera.
La bici me salió a 37'09km/h de media y 62,26km/h de máxima, para los 24,90km.
Llegando a la segunda transición:
Y a pie mantuve la misma tónica de la primera carrera a pie, con el añadido de que era el que peor primer segmento había realizado de los que componíamos el pelotón. Salí bien de boxes, pero poco a poco me fueron pasando.
Al comienzo del segundo tramo de carrera, por detrás de David Rovira y Alberto Cruz:
En la parte final de la carrera me molestaron algo las rodillas, que aun las tengo resentidas de la maratón. A poco de meta me pasaba Toni Pallares y superábamos a Alberto Cruz, que tenía problemas. Hice el parcial 36º de la segunda carrera, en 8'24''.
Llegué a meta en el puesto 17º, con un tiempo de 1h 8min 52s:
Varios de los componentes del Prat que participamos en el duatlón: Laura, Lourdes, Rodrigo, Sergio, Marc, Alberto, Jose Alberto, Xavi y María:
Y por clubes, el 7º lugar de Rodrigo Torres, con mi puesto 17º y el 19º de Alberto, nos dio el 2º puesto por equipos, por detrás del Reus, que metió a 5 duatletas en los 6 primeros y delante del Mataró.
Podio por equipos:

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal