lunes, 7 de marzo de 2011

Maratón de Barcelona 2011

El domingo 6 de marzo, 15.000 personas participaron en la XXXIII Maratón de Barcelona. Por segundo año hacía de pacemaker, a un tiempo final de 3h15min, e hice toda la maratón marcando cada paso como un reloj.
Antes de la salida, separando los globos con Robert, Alex, Rubén y Grabriel, mis compañeros a 3h 15min:
En los primeros 10km ya se notaba el aumento de inscritos de este año, pero pensaba que poco a poco iríamos teniendo más hueco conforme avanzaran los km. El paso al km 5 fue de 20'14'', 8 segundos por encima, pero con la parte de más subida de la maratón ya realizada.
Del km 5 al km 10 siguieron pasando volando los km, llegando al km 10 en 46'11'', con dos segundos de margen sobre el parcial a 4'37''.
En el km 10, junto con Alex:
Por delante de nosotros, estaban las liebres de 2h45min y luego las de 3h. Por detrás teníamos las de 3h30min, 3h45min, 4h...
Entre las de 2h45min, estaba mi compañero del Prat Jordi Vázquez:
No tuve ningún problema muscular, ni de estómago, ni ninguna molestia que me hiciera dudar de poder terminar la maratón durante los primeros km. Del km 10 al km 20 seguian las buenas sensaciones y al km 20 pasamos por 1h32'22'' (con 4 segunos de colchón sobre el paso previsto).
En el km 16, pasando por la Sagrada Familia, con Robert Mayoral a mi derecha:
Del km 20 al km 25 seguíamos teniendo siempre a un montón de gente. Manteníamos parciales clavando los tiempos, con lo que todo iba bien. Las piernas no estaban cargadas y seguía encontrándome bien. Al km 25 pasamos por 1h55'35'', 3 segundos por encima.
En el km 25, el primero de los globos que se ve:
Entre los pacemakers de 3h0min, estaba mi compañero de club Jordi Arias, que hizo la maratón completa empujando el carrito de su hijo Roger.
Impresionante Jordi, al paso por el km 30:
Del km 25 al 30 fue el único tramo en el que pensé que podría tener problemas. La rodilla izquierda me molestaba al pisar, pero por algún tipo de nervio que me pinchaba de cadera a rodilla. Llegó un momento que casi pierdo el equilibrio, en una zancada que al pinzarse el nervio me falló la rodilla como si estuviera dormida. Evidentemente, el asfalto pasa factura, pero igual que vino de repente, me duró durante aproximadamente un km, se fue, y no me volvió a molestar. Pasé al km 30 por 2h18'29'', con 10s de margen.
Al paso por el km 30, ya sin molestias en la rodilla:
Con tantísima gente en todo momento, cuando me di cuenta ya había superado los 30km y sorprendentemente los cuádriceps, que el año pasado los empecé a notar cargados a partir de ese punto, este año estaban perfectos. El ritmo era cómodo, la temperatura perfecta, sólo era cuestión de tiempo y seguir sumando km. Al km 35 pasamos en 2h41'42'', 3 segundos por debajo. Me seguía sorprendiendo que seguíamos rodeados de gente, cuando el año pasado los últimos km ya fueron más solitarios.
Al paso por el km37, con Rubén a mi izquierda, antes de llegar a la plaza Catalunya:
Desde la plaza Catalunya, a la avinguda Pararell, el paso por la zona antigua y la rambla hizo costosísimo poder mantener el ritmo y en muchos tramos se formaron tapones que obligaban a bajar el ritmo. Eso nos hizo pasar de tener una renta que rondaba siempre los 5 segundos por debajo, a llegar al km 40 con 9 segundos por encima del tiempo de 3h15, haciendo 3h5'01''.
Tampoco supuso ningún problema para clavar la marca, ya que recuperamos esos segundos en los dos últimos km. Llegamos al km 42 con 5 segundos de margen, pero la recta de meta siempre incita a acelerar y finalmente marcamos un tiempo en meta de 3h 14min 53s.
Los 5 pacemakers de 3h15min, entramos juntos de la mano en meta:

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal