domingo, 29 de mayo de 2011

Half Challenge Barcelona-Maresme

El domingo 29 de mayo se celebró en Calella, la tercera edición del Half Challenge Barcelona-Maresme, en distancia medio Ironman (1,9km-90km-21km).
Tomé parte en la primera de las salidas, la profesional masculina. Uno de los objetivos era clasificarme para el Cto. de España de media distancia a celebrar en Vitoria en el mes de Julio y también los 20 primeros españoles, lograrían clasificación para Ibiza, que será cto. de larga en Octubre.
Antes de la salida, en la parte izquierda de la foto:
En los 1.900m de natación hice un tiempo de 24'58'', saliendo en el puesto 29º del agua. Nadé bastante bien, con la sensación de ir rápido en todo momento. En los metros finales conseguí enlazar con un grupillo que tenía delante y llegué a la transición con varios triatletas no muy lejos, como Carabí, Gussinyer o Monguillot.
Detrás de Carabí, saliendo de la carpa de la primera transición:
En los 90km de bici empecé fuerte, pasando a Gussinyer, Monguillot y Carabí, además de otros triatletas extranjeros. Aproximadamente a los 5km me vuelven a pasar y me coloqué a cola del grupo, dejando la distancia correspondiente.
Luego sobre el km 10-12 decido pasar a la cabeza, para ir más tranquilo por el tema del drafting y formo una hilera de triatletas, de unos 8-10, llegando en cabeza en todo momento hasta el punto de giro en Mataró. En el giro sigo primero, pero saliendo de Mataró me pasa un extranjero y facilitándole el adelantamiento me pasa otro, y otro, así hasta volver a colocarme a cola del grupo otra vez.
Les doy unos metros de más y sin querer se me acaban alejando demasiado y me quedan como a 50-60m. No volví a acercarme a ellos, con lo que prácticamente he pedaleado los 90km sin referencias, pero encontrándome muy bien en la bici.
En la primera vuelta de bici, ya llegando a los 40km/h de media en el giro, en Calella (foto de Miquel Morales):
En la segunda vuelta estuve adelantando contínuamente a triatletas que se incorporaban al circuito en su primera vuelta. Al haber tanta gente no sabía exáctamente a cuánta distancia tenía a los de delante y por detrás parecía que tenía bastante margen.
Al llegar al punto de giro vi que el grupo que tenía delante salía cuando del giro yo entraba, así que tampoco se habían distanciado demasiado.
En el km 76 alcancé a Julio y continué con buenas sensaciones hasta completar los 90km.
En todo el segmento de bici y en la prueba, únicamente comí medio plátano, ya que preferí no arriesgar con el estómago. Llevé dos bidones de cocacola.
En el comienzo de la segunda vuelta de bici:
Respecto al grupo de 8, perdía 2min en la entrada de la transición:
En la bici un tiempo de 2h 13min 59s, a 40,07km/h de velocidad media y 59,10km/h de máxima, haciendo el parcial 36º de bici. La velocidad media es brutal y eso que no me saqué de punto en ningún momento.
Entrando en la segunda transición:
Quedaban los 21,1km de carrera a pie, en los que mi rendimiento era una incógnita. Me había bajado bien de la bici, pero no quería ser demasiado ambicioso de salida y busqué un ritmo de 4min/km, para ver como iba la cosa. Hice los primeros 5km en 19'52'' y el segundo 5.000 en 20'24'', pasando por 40'17'' al 10.000 (a 4'02'' de media).
En los primeros metros de carrera a pie:
En la primera vuelta gané una posición y perdí otra, con lo que me mantuve corriendo en el puesto 26º de los profesionales, desde finales de la primera vuelta, hasta meta.
Hice el tercer 5.000 en 20'52'' y el cuarto en 21'11''. Como no tenía a nadie cerca ni por delante, ni por detrás, pude correr relajado, haciendo el segundo 10.000 en 42'02'' (a 4'12'' de media).
Hice una carrera bastante uniforme en ritmo y fuerzas. Sólo tuve problemas en los 3 primeros km, que me daban pequeñas rampas en los cuádriceps y aductores, pero claro, tanto desarrollo movido en la bici, se tenía que pagar, pese a que procuré llevar una cadencia alta y no abusar de piñones bajos.
Terminando la primera vuelta de carrera a pie:
Eso sí, se me hizo dura la media maratón, el sol pegaba bastante y procuraba mojarme en todos los avituallamientos que pillaba, en los que sólo bebía cocacola.
Hice un parcial de 1h28min16s (parcial 57º). Los 21,1 km me han salido a 4'09'' min/km de media, que no esta mal.
Y llegué a meta en el puesto 26º de los profesionales, marcando un tiempo final de 4h 9min 50s. En la general, incluyendo grupos de edad y policías y bomberos, acabé en el puesto 29º.
Mi entrada en meta:
Por clubes hemos sido los primeros en la clasificación. Julio y yo ocupamos los puestos 29º y 40º y Raúl García, que tomó parte en la salida de grupos de edad, acabó el puesto 56º.
Julio y yo, al término de la prueba:
Y con este resultado he logrado clasificarme para el Cto. de España de media distancia a celebrar en Vitoria y para el de larga distancia de Ibiza, al acabar 6º español.

sábado, 28 de mayo de 2011

Todo listo para el Half Challenge Barcelona-Maresme

Mañana tomaré la salida por segunda vez en el Half Challenge Barcelona-Maresma (1,9km-90km-21km). El circuito ha sufrido variaciones desde la primera edición y ahora parece que se ha convertido en una prueba mucho más rápida y más vistosa para el público (2 vueltas en bici y 2 corriendo).
Esta tarde, realizando el check-in, con varios de los triatletas del Prat que participaremos mañana en el half Challenge. De izda a drcha, Dani, Sergio, Bea, Julio, Eric y Gemma:
Tras recoger el dorsal por la mañana, e ir a la reunión técnica, he aprovechado para rodar unos km por el circuito. Hoy la mañana estuvo nublada, pero a la tarde ya empezó a hacer calor y parece que mañana pegará el sol. En bici se puede ir muy rápido.
Esta mañana, entre Calella y Sant Pol:
Mi salida será la primera de todas, compartiendo escenario con todos los PROs masculinos. Llevaré el dorsal 36, me gusta mucho el número. Estoy al lado de Julio en boxes, que lleva el 35.
La bici preparada en boxes y las bolsas con el material de RUN y BIKE en la carpa de transición:
Será un buen test para conocer mi estado de forma en media distancia.

jueves, 26 de mayo de 2011

Sólo queda un mes

Cuando me inscribí para Niza, quedaba lejos hasta comenzar a entrenar para el Ironman, ya que la temporada 2009/10 todavía no se había acabado y quedaban unas cuantas pruebas y descansar unas semanas antes de comenzar con esta temporada, la 2010/11.
La temporada empezó poco a poco, con duatlones de montaña, competiciones de natación... y poco a poco los primeros entrenamientos orientados a llegar a junio del 2011.
Aunque quede un mes para completar esta parte de mi historia, desde este día, la propia preparación para el Ironman me han hecho llegar a hacer cosas que nunca me había planteado, como esto.
También he hecho alguna entrada en el blog de esas que en fin... para qué comentar... como esta, esta, o esta.
Tengo ganas de que llegue el día, aunque tampoco hay que tener prisa.
Cuando formalicé mi inscripción, en agosto del 2010, envié un email a varios de mis compañeros de trabajo, informándoles de mi reto... Recibí muchas contestaciones y guardé e imprimí cada uno de los mensajes que me enviaron en respuesta. Durante un tiempo, los tuve delante en la mesa de la oficina y me sirvieron para repasarlos de vez en cuando y cargar las ganas de enfrentarme al Ironman.
Una imagen de la oficina en septiembre del 2010:
Ahora tengo estos recortes en casa. Por mi tipo de trabajo, no es lo normal que mis compañeros sepan lo que es el triatlón y no acaban de aprenderse el orden de los segmentos, o de tener una idea de las distancias que se hacen, o los ritmos, o lo que es un resultado bueno o malo.
"¿Entonces corres, luego bici y luego nadar?", "y eso del Ironman, qué es lo que tienes que hacer?", "¿y esa maratón que haces en Niza, de cuántos km es?", "¿Cuántas piscinas haces seguidas?", "¿Os pagan algo por hacer eso, no?", "¿Y no puedes ir a las olimpiadas?", "y no tienes miedo a los coches en bici?", "¿hubo una carrera cerca de mi casa el fin de semana, que cortaron la calle, había mucha gente, estabas tú?"....
Bueno, la verdad es que tampoco voy predicando que hago triatlón, pero al final, siempre los más cercanos lo acaban sabiendo y aunque no todos lleguen a saber ni los deportes que lo componen, ni el orden, ni las distancias, la cultura triatlética de mis compañeros se ha ido incrementando en estos años, incluso empiezan a brotar alumnos aventajados que hasta se atreven con acudir a ver las pruebas o a hacer fotos.
Estos son los mensajes que hace ya más de 9 meses me enviaron de forma espontánea varios de mis compañeros de trabajo, en respuesta a un email mío que les informaba de que estaba inscrito al Ironman de Niza:
Los hay más simpáticos, más profundos, más rebuscados, más sinceros... ellos y otros que también se han interesado por otras vías, serán parte de la motivación necesaria que encontraré en esos momentos en los que las fuerzas comiencen a fallar.

lunes, 23 de mayo de 2011

Análisis de los riesgos de un Ironman

Seguro que a más de uno se le han presentado en su puesto de trabajo unos tipos en camisa, con una carpetita llena de hojas y le han dicho que cambie el teléfono de lado para que pueda escribir mientras lo atiende sin tener que girarse… que suba la pantalla del monitor a la altura de los ojos… que quite los reposacodos de la silla que le impiden acercarse a la mesa… en fin.. y luego se han ido, dejándole una hoja con los riesgos asociados a su puesto de trabajo, para que los firme y se de por enterado… luego cuando se golpea con la esquina de la mesa, pues ya se lo habían advertido…

Bueno, a otros ya les habrán dicho aquello de que hay que protegerse… proceder de un determinado modo para hacer tal actividad… tener cuidado con tal máquina… usar arnés, casco, tapones de oídos… es como cuando los voluntarios te dicen que frenes antes de la curva, o del badén, que queda muy bien en la teoría y es lo que más te gustaría hacer, pero luego ves que no es lo que hacen el resto de tus compañeros de pelotón…

En resumen, todo trabajador tiene que estar informado y ser consciente de los riesgos asociados a su puesto de trabajo. Hay riesgos que se pueden aceptar y riesgos que son intolerables. No se puede realizar una actividad con un riesgo intolerable, al menos hay que tratar de mitigarlo en la manera posible y la determinación de los riesgos, así como de las medidas a tomar para reducir sus consecuencias, son llevadas a cabo por los profesionales de la prevención de riesgos.

Pues eso, como futuro Ironman Finisher, debo conocer los riesgos asociados a la actividad que realizaré el próximo 26 de junio en Niza (El domingo en el Half Challenge de Calella podré ver si las medidas correctoras encaminadas a reducir las consecuencias de los riesgos, están siendo acertadas, o si habrá que tomar medidas adicionales).

Para realizar este análisis de riesgos, he tenido que estudiar cada uno de los detalles que intervendrán:
Los pasos a seguir son simples. Lo primero es identificar los peligros, luego ver los riesgos asociados a cada peligro y determinar su tolerabilidad, en función de la probabilidad de que ocurra y de la severidad de las consecuencias. Según el resultado del análisis, se deben de tomar unas medidas u otras.

A modo de ejemplo, un peligro en el segmento de bici es un trozo de cristal en el asfalto. El riesgo asociado a este peligro, es el de pinchar. La consecuencia de un pinchazo es perder el aire de la rueda y no poder seguir pedaleando. Abandonar en la bici es algo intolerable en el Ironman, con lo que no actuar frente a la consecuencia del riesgo asociado al cristal, supondría un riesgo potencial que no estoy dispuesto a asumir (inaceptable). Ya que no puedo eliminar el peligro (no está en mi mano garantizar al 100% que no exista nada en los 180km que pueda provocar un pinchazo), lo que sí puedo es minimizar las consecuencias de este pinchazo, es decir, pasar de una retirada (inaceptable), a una reparación de un pinchazo (aceptable). Por tanto, las medidas correctoras encaminadas a reducir las consecuencias del peligro, serán llevar cámaras de repuesto para reparar el caso de pinchazo.

El peligro sigue existiendo (el cristal), la probabilidad de que ocurra el pinchazo la puedo reducir partiendo con unas cubiertas en buen estado (con unas cubiertas nuevas pincharé menos que con unas muy usadas) y las consecuencias, al tener cámaras de repuesto, se han reducido, ya que han pasado de suponer la retirada (inaceptable), a ser una pérdida de tiempo en línea de meta (lo que tarde en reparar), es decir, un riesgo tolerable, que no me impedirá estar en la línea de salida.

Este sería un ejemplo del razonamiento que habría que realizar con cada uno de los peligros del Ironman. Es simple y parece tonto, pero el estudio completo sí que acaba dando una buena idea general de los riesgos con los que habrá que convivir desde el momento de la salida.

Tras pensar en los peligros potenciales del Ironman, he identificado varios de sus riesgos asociados, es decir, las consecuencias potenciales de estos peligros, que a modo de ejemplo son: Quemadura solar, ampollas, dolor de estómago, deshidratación, falta de alimentación, insolación, rozaduras, diarreas, contracciones musculares, vómitos, pinchazos, desajustes mecánicos, fatiga, accidente en bici, avería mecánica grave, rotura de cuadro o rueda de la bici, esguince, torcedura de tobillo, inadaptación a la climatología (frio, lluvia, calor).

Anotando los riesgos asociados a los peligros potenciales del ironman:
De todos estos riesgos hay que determinar su tolerabilidad, en función de la probabilidad de que ocurran y de la severidad de las consecuencias. También hay que tener en cuenta que las consecuencias no son las mismas de un riesgo aislado, que de la combinación de varios. Y para determinar la afección no hay que dejar de pensar en todos los factores que puedan influir (condiciones meteorológicas, entorno, etc).

Lo ideal sería eliminar todos los riesgos anteriores, pero en el caso de que no se pueda, al menos hay que hacer todo lo posible por reducirlos y controlarlos. Al menos, conocedores del riesgo, lo debemos dejar en un nivel tolerable.

Romper el cuadro de la bici, a modo de ejemplo, sería un riesgo que no se puede eliminar del todo. Puedo reducir la probabilidad de que ocurra, teniendo más precaución ante posibles caídas, o realizando una revisión más exhaustiva del material antes de la prueba, pero si se rompe el cuadro de mi bici, impidiendo que pueda continuar, me tendría que retirar. Digamos que las consecuencias de romper el cuadro serían catastróficas, pero la probabilidad sería extremadamente improbable, lo que hace que sea un riesgo tolerable. Puedo estar en línea de salida sabiendo que si rompo el cuadro me retiro y no necesito realizar ninguna medida más para poder competir, ya que las consecuencias son muy malas, pero la probabilidad de que ocurra muy baja.

El concepto de ALARP (as low as reasonably practical), sería aplicable a este caso, ya que el riesgo se ha reducido al nivel más bajo prácticamente posible (revisar el material). Es decir, no se puede tomar ninguna medida de mitigación adicional, bien por no existir ninguna medida (no podría llevar un cuadro de bici de repuesto), o bien porque su coste (económico, esfuerzo físico, pérdida de tiempo, etc.) sea desproporcionado comparado con los beneficios que se van a obtener.

Para ver los riesgos que no se pueden aceptar (inaceptables), los que tendremos que tomar medidas sobre ellos (tolerables) y con los que tendremos que convivir sin hacer nada (aceptables), es necesario evaluar para cada riesgo, la probabilidad de que ocurra y la severidad de sus consecuencias.

La probabilidad se determina en función de las veces que puede ocurrir algo (frecuente, ocasional, o poco probable) y la severidad de las consecuencias, en función de si es algo poco importante (limitaciones, molestias, pérdidas de tiempo, incidentes de poca importancia), importante (sobrecargas, lesiones leves, incidentes graves), peligroso (lesiones graves, riesgos en la salud, sufrimiento extremo, daños mecánicos graves) o supone la retirada de la prueba (destrucción total!!!).

En función de la combinación de la probabilidad de que ocurra y de las consecuencias del riesgo, tendremos un riesgo inaceptable (con ese riesgo no podría salir en la prueba, ya que es demasiado elevado y hay que tomar las medidas necesarias para mitigarlo hasta al menos convertirlo en un riesgo tolerable, sea como sea), tolerable (es un riesgo que no es inaceptable, pero que permite competir tomando las medidas oportunas), o aceptable (se puede aceptar sin recurrir a ninguna acción para mitigarlo, considerándolo adecuadamente controlado).

Matriz de tolerabilidad de los riesgos:
En base a esta tabla, pensando en los riesgos detectados, hay que actuar sobre los inaceptables y los tolerables. Para mitigar el nivel de riesgo se puede eliminar el peligro, reducir la probabilidad de que ocurra, o reducir la severidad de las consecuencias.

En el primer ejemplo, el del pinchazo teníamos algo que suponía la retirada, con una probabilidad ocasional, por tanto el riesgo era inaceptable. Con las medidas de llevar herramientas de repuesto, hemos hecho poco probable la posibilidad de pinchar tantas veces como para no poder seguir, con lo que el riesgo ha pasado de inaceptable a aceptable.

Otro ejemplo, en el caso del riesgo de quemadura solar, si no tomo medidas sería un riesgo tolerable, es decir, no creo que me impidiera terminar un Ironman no poner crema solar, pero las consecuencias podrían ser graves. Si me pongo crema suficiente antes y en algún momento durante la prueba, podría considerar el riesgo como aceptable, con lo que mi piel acabaría con molestias, pero no iría a mayores.

Tras el análisis, ahora ya no tengo ningún riesgo inaceptable entre todos los detectados, aunque evidentemente, enfrentarse a un Ironman, conlleva asumir varios riesgos tolerables.

domingo, 22 de mayo de 2011

Campionat Catalunya Open Master

La piscina del club natació Sant Andreu acogió el Cto. de Catalunya Open Masters, celebrado el sábado 21 y domingo 22 de mayo del 2009. Las pruebas se nadaron en piscina de 50m y yo participé en dos pruebas individuales y en un relevo, durante la jornada del sábado.
Comencé con la prueba de 400m libres, en la que mi mejor marca en piscina larga era de 5.01.63. Mi objetivo era bajar de 5', aunque fuera por una centésima.
Salida de la prueba, voy por la calle 7 (el del centro de la imagen):
Empecé con buenas sensaciones, pasando por 1'10'' y 2'25''. A partir de los 200m ya me empezó a costar un poco más, porque la piscina larga se nota si no se entrena en ella, como es mi caso. Eso sí, la sensación de nadar en piscina descubierta me parecía una pasada.
Acabe realizando una marca de 4.59.85, con lo que contento, ya que es mi mejor marca en piscina larga, aunque no sea una gran marca (en corta tengo 4.40.80). Con ese tiempo conseguí la medalla de plata en la categoría 30-34 años.
En la parte inferior de la imagen, durante los 400 libres:
Después nadé la prueba de 50m libres. Si el 400 no lo tenía muy preparado, mi rendimiento en una prueba de 50m era una incógnita. Salí por la calle 5 y me puse a nadar a tope. 50 libres en larga no tiene demasiado misterio.
En el aire, calle 5, con bañador azul y gorro gris:
Los últimos metros me costaron y acabé estirándome ante la imposibilidad de meter una brazada más en la llegada. Hice 27.13, que no está mal (mi mejor marca en larga es 26.28) y logré la medalla de bronce en la categoría 30-34 años.
Por la calle 5, respirando mirando a la cámara:
El nivel en 50 libres en mi club es brutal. De los que nadamos ayer, he hecho la peor marca. De izquierda a derecha David Presas (26.42), Dani Morales (26.09), yo (27.13), Cesc Coll (26.19) y Quim Bofill (26.26). Dani es 30-34 tambien, pero Quim y David son 40-44 y Cesc 45-49. Impresionante.
Y cerré la jornada con el relevo de 4x50 libres masculino, en categoría +120 años. Hice la primera posta y marqué un tiempo de 27.34, una marca ligeramente superior a la que había hecho antes en la prueba individual. Fuimos cuartos, con un tiempo de 1.50.75, a tan sólo una centésima del bronce, con lo que nos quedamos sin medalla en la prueba.
El relevo, compuesto por Carlos Martínez, Diego Cabo, Sergio García y Borja Franco:
El balance del cto. fue una plata en 400 libres y un bronce en 50 libres.

viernes, 20 de mayo de 2011

Top's Ironcat 2011

Aquí está el Top-20 masculino y el Top-5 femenio del Ironcat 2011, celebrado el pasado sábado en la localidad de L'Ampolla, en distancia Ironman (3,8km-180km-42,2km).
1º Alexander Aguirretxe:
2º Rui Rodrigues:
3º Iñaki Gabarain:
4º Carlos Aznar:
5º Carlos Santasusana
6º Pablo Aznar:
7º Antxon Osa:
8º Peter Scheneider:
9º Jose María García
10º Alex Carreras:
11º Toni Pallares:
12º Jordi Arias:
13º Eusebio Paradinas:
14º Antoni Valls:
15º Elias Linares:
16º Alexander Miranda:
18º Victor Dobaño:
19º Jordi Vázquez:
20º Julio Martí:
Y en categoría femenina:
1ª Luciana de Santis:
2ª Diana Bauer:
3ª Laia Schmid:
4ª Pilar Rus:
5ª Sina Peppa:

jueves, 19 de mayo de 2011

No ha sido un jueves cualquiera

Llevaba mucho sin hacer triple sesión en un mismo día y hoy no tenía planeado cambiar la costumbre, pero sin darme cuenta, me he pegado una buena paliza.
Comencé con 65,05km de bici por la autovía de Castelldefels, con la bici de crono. La he rescatado del olvido con el objetivo de hacer el domingo 29 el half challenge de Calella, e intentar clasificarme para el cto. de España de media distancia.
Es ya mi cuarto día con ella (desde octubre) y me veo muy bien. Llevo dos salidas esta semana de 65km cada una, por encima de 36km/h de media. Hoy 36,66km/h de media (desde que salgo del portal de casa, hasta que llego), lo que hace que haya acabado en 1h 44min el entreno.
Esta tarde, rodando acoplado, a rueda de mí mismo:
Mi QRoo de crono volverá a gozar de minutos en un medio Ironman. El circuito de Calella, prácticamente llano, hace que me haya decidido por dejar de lado la bici de carretera por un par de semanas y entrenar entre semana con la cabra.
Aunque esté enamorado de mi prometida, desde que la vi por primera vez, la verdad que la cabra me sigue provocando y como dice la canción, no puedo vivir sin ella, pero con ella tampoco.
En 10 días volverá a Calella, dos años después:
Y mi plan era trotar 30-40min después de la bici por la montaña, pero al final me fui al Prat a correr, para luego tirarme a la piscina.
A pie, casi 11km en 46'43'', que sale a 4'14'' de media, muy uniforme, con 4'07'' el km más rápido.
Y después de correr, cometí el último acto inconsciente de la tarde. Me tire a la piscina y empecé con 500 crol para calentar, sin muchas ganas... Al acabar, idea feliz: "voy a nadar a mariposa hasta que no pueda más". Imaginaba que haría unos 150-250m, pero me puse e hice 100... 200... 300... 400... y ya pensé, bueno, llego al 500 y lo dejo. Hice 500m a mariposa!!! Lo peor es que podría haber seguido más, pero lo dejé porque por un instante me dio para pensar y decirme a mí mismo "pero qué estás haciendo...". Luego quise seguir hasta los 1.500m, pero hice 100 crol suave y salí del agua. En total 1.100m de natación locura incluida.
Salí del agua ya medio apajarado, desde que me puse en la bici, hasta después de correr no había comido nada y justo antes de nadar comí un plátano y una manzana, que imagino que no me vino demasiado bien para el 500 mariposa.
En fin, que hubo que llegar a casa, pidiendo la hora y tirando nada más llegar de bebida "isotónica" a base de cebada, acompañada de algo de limón. Bueno, en este punto sí ha sido un jueves cualquiera:
Mañana creo que intentaré tener un día más relajado...

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal