miércoles, 29 de junio de 2011

7th Ironman France. Ironman de Niza.

El domingo 26 de junio se celebró la séptima edición del Ironman de Niza. Más de 2.500 triatletas tomaron parte en esta prueba consistente en nadar 3.800m, hacer 180km de ciclismo y por último 42,2km de carrera a pie.
El vencedor, Frederik Van Lierde, realizando un tiempo de 8h28min30s, acabó con la hegemonía del español Marcel Zamora, que llevaba 5 victorias consecutivas en el Ironman de la costa azul francesa. Marcel, pese a realizar el mejor parcial de maratón, fue tercero con 8h40min.
Este Ironman supuso mi debut en la distancia y por tanto el objetivo principal era ser un "Ironman finisher" . Trás 12 horas 41 minutos y 40 segundos, crucé el arco de meta, pasadas las siete de la tarde, habiendo tomado salida a las 6.30am, en una prueba con un trazado duro, al que se unió el sol y la alta humedad característica en Niza.
Momento en el que me convierto en Ironman finisher:
La salida se dio a las 6.30am, desde la "Plage du Centenaire", a la vez para todos los participantes. Los triatletas nos agrupábamos por cajones, en función del tiempo esperado de realización del segmento de agua. Había un cajón específico para los profesionales y luego los grupos de edad podíamos elegir sub-55', sub-1h02', etc.
Mi intención era meterme en el cajón de sub-55', pero al llegar a la playa vi que había demasiados triatletas dentro y se notaba un ambiente tenso, sobretodo para colocarte en las primeras filas. Era difícil distinguir entre buenos nadadores y la gente que quiere comenzar en cabeza a cualquier costa, con lo que preferí meterme en el cajón de sub-1h06', donde tenía más facil ponerme en primera línea.
Los 3,8km de natación se realizaron en un circuito de dos vueltas con salida a tierra, con una primera vuelta de 2.400m y una segunda de 1.400m. La primera boya estaba situada a 1.000m de distancia en línea recta, con lo que no era necesario meterse en una guerra de golpes en la salida.
Bocinazo de salida y más de 2.500 triatletas al agua, para comenzar el Ironman. No tuve ningún problema en los primeros metros, ya que al elegir un cajón de un nivel teóricamente inferior al mio, pude nadar cómodo hasta la primera boya, moviéndome poco a poco a la izquierda, según iba teniendo hueco, para ir buscando la zona donde estaban los mejores nadadores.
Salida del Ironman:
Pese a que la boya estaba lejos, el nivel en el agua era alto y cuando buscaba meterme en un grupo, acababa teniendo que pegarme con bastante gente, con lo que preferí nadar algo más en solitario por un lateral y hasta pasados los primeros 1.000-1.500m no encontré un hueco cómodo libre de golpes.
Hice la primera vuelta en torno al puesto 30º, ligeramente descolgado de un grupo de unos 10 trialetas, a los que di caza en la segunda vuelta, la de 1.400m. La temperatura del agua era buena para nadar con neopreno y llevé un ritmo bueno durante toda la natación, sin ningún calentón y sin excesos.
Comenzando la segunda vuelta, tras completar los primeros 2.400m de natación:
Ya casi finalizado el segmento de natación, gané unas cuantas posiciones, ya que al llegar al grupo me metí por un hueco libre y acabé saliendo del agua en el puesto 23º, realizando un parcial de 54min 18s en los 3,8km de natación.
Fui el segundo español en salir del agua, por detrás de Marcel Zamora, que hizo 51'28''. El mejor nadador salió del agua en 50'10'' y tal y como me esperaba, no había metros de menos, ya que los tiempos son bastante reales.
Corriendo camino de la primera transición:
En la primera transición (T1), hice 3'01'', siendo el 15º más rápido en realizarla (el más rápido 2'22''). Como nadé ya con la ropa que usaría en la bici y dejé las zapatillas ancladas en los pedales, únicamente tuve que poner el dorsal y el casco.
Comencé entonces los 180km de ciclismo, con buenas sensaciones y sabiendo que no debía de realizar ningún exceso, aunque podría marcar un ritmo constante alto. Los primeros km eran prácticamente llanos y poco a poco iba siendo superado por los triatletas que finalmente acabarían en los primeros puestos. Sergio Marques o Alejandro Santamaría me adelantaban dentro de los 10 primeros km.
Primeros metros de ciclismo:
A partir del km20 comenzaban las primeras rampas en las que había que usar el plato pequeño. Me las tomé con cautela y con buenas sensaciones me dedicaba únicamente a pasar las rampas sin quemar cartuchos en ellas.
Mientras me mantuve entre los 50-80 primeros pude marcar mi ritmo cómodamente, sin triatletas que me estorbaran por delante o por detrás. El primer puerto, que terminaba en la Côte de Gattières se me hizo bastante llevadero y el trazado me gustaba. Con 50km ya había bebido mis dos bidones de coca-cola y a partir de ese punto, iba cogiendo un bidón en cada avituallamiento, de sales o de cola (más o menos cada 20km).
Todo iba bien, comía, bebía, pedaleaba y notaba que no me estaba exprimiendo, hasta que comenzó la última parte del segundo puerto, que culminaba en el Col de L'Ecre. Llevaba varios km de subidas y bajadas siguiendo las referencias de dos triatletas, siendo superado por los que iban muy fuerte y comenzando a pasar a los que habían empezado demasiado ambiciosos, cuando de repente noté que estaba comenzando a cansarme de un modo demasiado rápido.
Coroné el Col de L'Ecre viendo como no acababa de enlazar con un triatleta al que llevaba tiempo recortándole distancia y miré el cuentakm y estaba en el km70. Hasta ese punto no tengo la sensación de que haya ido demasiado fuerte, ni que no hubiera bebido o comido lo necesario. Era demasiado pronto y tenía una sensación de cansancio brutal, como si me hubiera quedado sin gasolina.
Miré la velocidad media y era de 28,5km/h, lo que me hacía suponer que el resto del circuito sería muy rápido, ya que esperaba hacer una media en torno a los 31-32km/h. Empezaron los tramos de bajada y otros más favorables y preferí bajar un poco el ritmo, para no exprimirme y ver si volvía a recuperar las fuerzas. Bajaba rápido porque eran tramos favorables, pero prefería ir un punto por debajo del resto.
Perfil de ciclismo del segmento de bici del Ironman de Niza:
En todo el segmento de bici me comí dos plátanos, tres geles y 6 bidones (4 de coca-cola y 2 de isotónico). En el km100 seguía teniendo una sensación de cansancio impresionante, sin embargo no me notaba mal de piernas. Podría haber seguido al mismo ritmo de todos los que me iban pasando, pero era tal la sensación de cansancio generalizado que optaba por hacer las subidas con buena frecuencia, cómodo y las bajadas aprovechando las inercias, pero sin exprimirme.
No iba petado, no era que no pudiera mantener el ritmo de inicio, no me dolía el estómago, no me encontraba mal, las piernas respondían, no tenía la sensación de que el resto de gente estuviera demasiado fuerte... era cansacio el mejor modo de definirlo, cansancio total, me daba igual pedalear que estar de pie, ir rápido que fuerte, no podía más.
En varias fotos sacadas por la organización:
Si bien en los primeros km iba a un ritmo que hubiera supuesto hacer un parcial de unas 5h12'-5h20' (que creo que es el ritmo al que tendría que haber ido si hubiera tenido fuerzas toda la bici), en los últimos 60km fui al mismo ritmo que la gente que hizo una bici en 5h45'-5h55'.
Aun así, cuando llegaba a boxes vi que no era tan abismal hacer un parcial de 5h30' en este circuito y de hecho, completé los 180km de bici (en realidad 176km de cuentakm) en 5h 29min 35s. Mi velocidad media fue de 32,03km/h y la máxima de 60,82km/h. El parcial de bici fue el 219º del Ironman. Un parcial top-100 de bici suponía haber hecho 5h19min.
En el momento de acabar la bici ocupaba el puesto 122º. El trazado de Niza hace que sea difícil ver pelotones, sobretodo en los primeros km, pero a partir del km 100 hasta boxes, me han adelantado 3 grupos de 8-10 triatletas que no iban respetando el drafting, cuando luego pasaba bastante tiempo hasta que llegara otro corredor. Lamentablemente, cuando ya te sales de los 70-80 primeros, los triatletas ya no vienen ni de uno, ni de dos, ni de tres en tres...
Me bajé de la bici en 6h 26min, a falta de la T2 y la maratón:
La segunda transición la hice más lenta, buscando un sitio a la sombra para ponerme los calcetines, las zapatillas y la gorra. Si en la primera había sido el 15º más rápido (lo que denota que iba concentrado y con fuerzas), en la segunda hice el parcial 219º (el mismo que de bici), marcando 3'51'' (2'07'' el más rápido). Una sensación enorme de cansancio invadía todo mi cuerpo.
De todos modos, estaba exáctamente, en el instante en el que comencé la maratón, en el punto donde sin conocer nada del Ironman creía que iba a estar antes de empezar los últimos 42,2km.
Llevaba unos segundos menos de 6h30' y quedaba la maratón, que haciéndola en 3h30', algo que no es facil, pero que era un tiempo real, supondría hacer 10h00min en meta.
Muscularmente no estaba mal, pero seguía muy cansado. Me costaba hasta estar de pie, así que en lugar de comenzar a correr a un ritmo que aunque pudiera llevar, sabía que no podría mantener hasta el final, decidí empezar corriendo lo peor posible, con un ritmo que en los primeros km parecía muy lento y así adaptarme de la bici a correr y no tener problemas de estómago o de fatiga, ya que no le estaba exigiendo demasiado ritmo al cuerpo.
Empecé la primera vuelta corriendo algo por encima de 5' el km, aunque caminando para beber en los avituallamientos y volviendo a correr al salir.
Pasado el km 5, me paré a mear en un arbol de la zona del aeropuerto, en ese instante, Jose Luis aparecía en bici por la zona, a falta de sus últimos 5km para acabar la bici. Comencé a correr 41'31'' antes que él, aunque en los últimos 60km de bici me había recortado 2'15'', haciendo él la bici en 5h50'.
Prácticamente completados los 10 primeros km:
Hice los primeros 5km en 27'19'' y los segundos 5km en 26'48''. A nivel respiración, pulsaciones, cardio y muscular, no tenía problemas, ya que no era un ritmo que me costara mantener (5'25'' min/km), pero no tenía fuerzas para más.
Ya pensaba en mantener ese ritmo que hacía que realizara en algo menos de 1h cada vuelta, para así hacer la maratón en 4h o algo menos, si me acababa recuperando. Serían 10h 30min en meta.
Comenzaba entonces la segunda vuelta por "Promenade des Anglais" sin demasiada buena cara:
Pero las sensaciones eran pésimas y el cansancio, avivado por el sol y el calor, cada vez mayor. Corría sin necesidad de abrir la boca, únicamente respirando por la nariz. Evidentemente iba tan tocado que no era cuestión de ritmo, ya que el cuerpo no me permitía realizar esfuerzos.
En la secuencia se ve el ritmo de carrera que llevaba y cómo no respiraba por la boca:
La segunda vuelta fue el principio de la agonía. Había pasado de hacer por debajo de 30' los 5km en la primera vuelta, a estar rozando los 40' cada 5km.
Del km 10 al 15 hice 39'31'', a 7'54''min/km y del 15 al 20 37'58'', a 7'36''min/km. Esto marcaba un nuevo horizonte para completar la última media maratón. A 40' cada 5km, en una mezcla de correr y caminar de vez en cuando (por momentos hice "series" de 2min corriendo-1min caminando), suponía pasar a 1h30' la vuelta, lo que hacía que si en la primera media maratón había hecho 2h 18min, me quedaban por delante unas 3h de seguir así.
A punto de completar la segunda vuelta, marcando el parcial del km20. La técnica con la que corría parecía la de un cadaver:
Con un nuevo horizonte empezaba la última media maratón. Ya me iba a las 5h20, casi dos horas más de sol, dos horas más de calor, dos horas más de sufrimiento. Estaría por debajo de 12h en meta.
Cada vez aprovechaba más las distancias entre las duchas y los avituallamientos para caminar y refrescarme. Cada vez se hacía todo más largo y más duro. De vez en cuando seguía intentando correr, aunque sea para ir arañándole segundos al reloj y no prolongar tanto el calvario.
Del km 20 al 25 seguía con ese ritmo de correr y caminar que hacía rondar los 40' por 5km, osea, a 7'36''min/km de media.
Pasando por debajo de la ducha, entre el km 20 y 25:
Hasta el km25 el ritmo era malo, no podía correr, pero caminar no me hacía pasarlo demasiado mal, pero a partir de ese punto, correr se convirtió en un verbo inconjugable e intentarlo era imposible.
Volviendo dirección meta, a mitad de la tercera vuelta me crucé con Jose Luis, que ya me había recortado 19' en los 25 primeros km. Él también había caminado algo, pero iba con mucho mejor cuerpo y cara que yo. Sabía que no tardaría en alcanzarme.
Estaba sufriendo, me quedaba casi una media maratón y ya no sabía ni predecir el tiempo que me quedaba de competición. Lo que sabía es que cruzaría la meta como fuera, retirarme no era una opción:
Llego al km 30 ya caminando. Del 25 al 30 apenas pude correr. Mis gestos y la forma con la que avanzaba, denotaban que era uno de los que lo estaban pasando realmente mal en ese momento. Iba a por mi tercera pulsera, me quedaba una vuelta y pico.
Del km 25 al km 30 hice 52'56'', cuando vi el parcial, sabía que la cosa se estaba complicando demasiado. Una persona caminando rápido va a 6km/h sin problemas y yo sin pararme en ningún momento, en competición, estaba haciendo los 5km a una media más lenta que eso.
Sobre el km30:
Cuando "corres" por encima de 10' por km se hace muy largo todo. Veía a lo lejos el punto de giro de la última vuelta, el cual no alcanzaba . Fue unos metros antes de ese punto cuando me alcanza Jose Luis, que me dice si no me lo he pensado mejor y no quiero ir corriendo un rato con él. Yo le digo que no puedo correr y que voy a acabar como sea, que no puedo más. El tiene un caminar mucho mejor que el mio y encima era capaz de correr, con lo que ya llegado al giro me sacaba unos metros. Si en los primeros 25km me recortó 19minutos, en los 5km que van del 25 al 30 me recortó 23min más, osea el iba casi 5' más rápido por km que yo.
Justo antes de completar la tercera vuelta y en el momento en el que Luli, con la gorra azul, me alcanza y se pone a intentar animarme:
Empezaba la última vuelta. Le había dicho a mis padres que llegaría a meta, aunque seguramente caminando el resto, con lo que imaginaba que tardaría casi dos horas más. Unas 5h40 o así haría en la maratón. No me preocupaba la marca, sino el tiempo que tenía que aguantar el sufrimiento, porque me empezaba a preocupar desvanecerme.
El comienzo de la última vuelta lo intenté hacer corriendo otra vez, para no subir de 12min/km, que era una eternidad.
La técnica y la boca siempre cerrada, con el gesto serio, seguían acompañándome:
Esa última vuelta fue eterna. Marqué en esa vuelta el que creo que es mi record personal en un 5.000, dejando el registro de 1h4min42s, para hacer los 5km que van del km35 al km40 de la maratón. Eso es correr a 12'56''min/km, o lo que es lo mismo, 4,6km/h de media.
Me adelantaban no sólo los que podían correr, sino todos los que caminaban. No podía caminar más rápido y estaba sufriendo. Esa vuelta que teóricamente iba a ser eterna, pero acotada por debajo de dos horas, finalmente se prolongó mucho más, llegando casi a las 2h30min para hacer casi 11km.
Las ambulancias en esas horas recogían a bastante gente y yo tenía como objetivo cruzar la meta sin caerme fulminado, con lo que en un par de ocasiones en las que intenté "correr", viendo que mis piernas ya no lo toleraban y que ni siquiera cordinaba el ritmo, me empecé a conformar con caminar sin pararme y no perder la conciencia de mis actos.
Estos son los parciales que hice cada 5km en la maratón del ironman:
Finalmente, caminando a 11-12minutos por km llegué hasta el último km, donde ya con las tres pulseras en la muñeca un miembro de la organización me dijo que ya lo tenía hecho, que estaba en el último km y que lo disfrutara (imagino que me lo dijo en inglés, porque de francés no sé nada y lo entendí todo perfectamente).
Entré en la alfombra azul, el reloj muy por encima de las 12h, casi 13h, pero me daba igual lo que marcara. Tampoco podía entrar corriendo, aunque los speakers intentaron animarme a hacerlo, pero era incapaz. Vinieron las animadoras a arroparme en los últimos metros y con ellas llegué hasta la meta.
Hice la maratón en 6h 10min 53s, a 8'47''min/km de media, que son 6,8km/h. Fue el parcial 1.953º de la maratón, el 86º peor de los que terminaron el Ironman. Nunca antes había estado tan cansado ni había seguido pese a ello tanto tiempo. De las 4h que podría haber hecho corriendo petado a esas 6h... son dos horas más en las que sufrir el calor, las malas sensaciones y ver que todo pasa muy despacio, se hace eterno. El sufrimiento pasa de aumentar de un modo lineal, a un modo exponencial en esas dos últimas horas y pico.
Llegando a la meta del Ironman:
Mi tiempo en el Ironman fue de 12h 41min 40s. Acabe el 1.105º de la clasificación general y el 216º del grupo de edad 30 a 34 años. En meta hubo 2.039 finishers.
Mis últimos metros, ya era Ironman finisher:

lunes, 27 de junio de 2011

Finisher Ironman de Niza: 12h41'40''

Ayer logré ser finisher en el Ironman de Niza, tras completar los 3.800m de natación en 54'18'', los 180km de bici en 5h29'35'' y la maratón en 6h10'53''.
Mi tiempo fue de 12h 41min 40s y la posición el 1117º.
Entrando en la meta del Ironman:
En los próximos días la crónica.

sábado, 25 de junio de 2011

Check-in Ironman de Niza

Ya está todo preparado para que mañana a las 06.30am se de la salida del Ironman de Niza. Esta mañana he rodado unos km de bici por Niza y la verdad es que hace mucho calor y la humedad es muy alta.
Los dorsales y las bolsas de swim, bike y run del Ironman:
Por la tarde hemos tenido que dejar la bici en boxes y el material que utilizaremos en el segmento de bici y en la maratón, dentro de las bolsas de bike y run. Mañana ya iremos a boxes directamente con la ropa que utilizaremos en la natación y vestidos para la ocasión.
Este es la ropa que utilizaré mañana en el Ironman. Correré con dos piezas, llevando el top del prat:
Al Ironman estábamos apuntados seis gladiadores, pero finalmente las lesiones han hecho que Ernest, Sergio, Ignasi y Ramón, se hayan tenido que dar de baja, quedando únicamente Jose Luis y yo.
Jose Luis Roldán, dorsal 1432, del grupo 35-39 años y Sergio García, dorsal 732, del grupo 30-34 años, representación del Prat-Triatló en Niza:
En la cola previa al check-in de esta tarde:
Dejando la bicicleta en los boxes. Ya he dejado las zapatillas ancladas en los pedales. Los bidones y la comida que llevaré en la bici (plátanos y geles), los pondré mañana por la mañana:
Aquí está mi bici, a la espera de comenzar los 180km del Ironman:
Y luego hemos dejado las bolsas de bike y run. La roja, la de carrera a pie, en la primera foto, que contiene mis zapatillas, calcetines, reloj y gorra.
La foto del medio es la zona donde realizaremos las transiciones, una vez que hayamos recogido la respectiva bolsa de la zona en donde están colgadas.
Las azules son las bolsas de bici, donde tenemos ahora el casco, las gafas de sol y el dorsal y mañana dejaremos el neopreno y todo el material que usemos en el agua:
Esta es una imagen de la zona de boxes de esta tarde, con más de 2.500 bicicletas.
Mañana a las 06.30 comienzan los 3.800m de natación, 180km de ciclismo y 42,2km de carrera a pie.

miércoles, 22 de junio de 2011

Agradecimientos previos al Ironman

Poco a poco han pasado los meses... poco a poco han pasado las semanas... poco a poco han pasado los días y poco a poco me voy acercando a la línea de salida del Ironman.

Por mi cuerpo han desfilado más de 160km de natación, más de 5.000km de bici y más de 400km de carrera a pie en lo que va de temporada. Gran parte del desfile ha sido un ensayo para la ceremonia de la gala del próximo domingo, a la que acudiré con la etiqueta que requiere la ocasión.

En estos últimos días ya me he dado cuenta de que el premio es símplemente estar en la línea de salida, puesto que todo lo realizado hasta ahora ya ha merecido la pena. Tampoco voy con la sensación de haber entrenado demasiado, o haberme sacrificado en exceso. De todos modos, los deberes ya están hechos e independientemente del resultado, el domingo será un gran día.

Los nervios, ni se les tiene, ni se les espera... la sensación de que dependo de mi mismo me da mucha confianza y tranquilidad. Sé que sufriré, sé que mis piernas pasaran uno de sus peores días y que muchos momentos no serán nada agradables. Pero no dudo que seré finisher y es por ello por lo que me gustaría agradecer el hecho que que yo haya llegado ya hasta aquí, a tod@s los que siguen mis pasos a través de mi blog, porque han sido una parte importante que me ha ayudado a lograr todo lo conseguido.

Para todos ellos, va dedicado este último montaje previo al Ironman, con imágenes de varias de las entradas que he ido realizando en estos últimos meses:
Enlazo algunos "tutoriales" que he publicado de cara al Ironman:
- Tarando las protecciones.
- Análisis de riesgos del Ironman.
- Cómo hacer un acople casero. Vol 1. Vol 2.

Y para aquellos que lo quieran volver a ver, aquí dejo el video en el que se anunciaba la llegada de un nuevo hombre de hierro:
Apocalíptica: "he leído en el blog de Sergio que se está preparando para el Ironman de Niza"... "¿Sabes lo que eso significa?"
Hombre magnético: "Sí, sé que dejaré de ser el mejor superheroe de la zona"


Y también quiero agradecer su apoyo a todo el mundo que ha estado a mi lado, porque sin ellos no sería quien soy. A mis padres especialmente, que encabezarían la lista y a todos con los que he compartido pedaladas, zancadas, brazadas, helados, o cervezas.

Por último, quien no lo haya hecho aún y le apetezca intentarlo, le animo a que haga una previsión del tiempo que haré en el Ironman de Niza, teniendo en cuenta los parciales de cada segmento. Tendré un detalle con el/la que más se acerque.

lunes, 20 de junio de 2011

Dorsal y porra Ironman de Niza

Este será el número que llevaré en mi dorsal el próximo domingo 26 de Junio en el Ironman de Niza. Seré el dorsal 732 (me gusta!!), estoy dentro de los 427 triatletas que saldrán en el grupo de edad de 30-34 años.
En total en Niza habrá más de 2.600 participantes, empezando por el dorsal 1, vencedor en las 5 últimas ediciones, el gran Marcel Zamora.
Como en el resto de pruebas Ironman, podrá ser seguida en directo a través de la web: www.ironmanlive.com, en la que metiendo mi dorsal, irán saliendo los parciales que vaya realizando en cada segmento.
La salida se dará el domingo 26 a las 06.30am.
Mi dorsal en el Ironman, el 732:
PORRA DE MI MARCA EN NIZA:
Y aprovecharé los comentarios a esta entrada para que todos aquellos que quieran, se atrevan a predecir mi tiempo final el meta. Desglosado por parciales mucho mejor (de natación, bici y carrera). A ver quién acierta!!! Yo mismo participaré... jejeje...
Para hacerse una idea de los tiempos que se hacen en este Ironman, enlazo la entrada que hice cuando quedaba un mes para el Ironman.

Poner aquí el tiempo que creeis que haré en el Ironman de Niza (3,8km de natación, 180km de ciclismo y 42,2km de carrera a pie). Me hará ilusión leerlos!

sábado, 18 de junio de 2011

XIV Cto. de España de natación de aguas abiertas

Durante el fin de semana del 18 y 19 de junio se está celebrando en el Canal Olímpico de Castelldefels el XIV Cto. de España de natación de aguas abiertas, en el que en categoría absoluta los vencedores han sido Erika Villaécija y Hector Ruíz, en distancia de 10km.
En la categoría master se nadaron 3km en la tarde del sábado y yo tomé parte en la primera de las salidas, en la que estábamos las categorías de +25 y +30 años.
Se daba una primera vuelta corta de 800m y luego una segunda de 2.200m, para completar los 3km. La temperatura del agua era pecfecta para nadar a mi gusto, ligeramente caliente. Los primeros metros fueron rápidos, pero yo salí intentando mantener un ritmo uniforme durante toda la prueba.
Imagen de la salida de las categorías +25 y +30 años:
Completada la primera vuelta iba colocado entre los 20 primeros y a partir de los 1.000m empecé a utilizar más el batido y a pasar a gente, adelantando a pequeños grupos y enlazando con un grupo que nadaba del 8º al 15º. En las últimas boyas gané unos metros con el grupo y me puse a nadar 8º del 2.000 al 2.5000 aproximadamente.
En el 2.500 me alcanzaron cuatro que iban en el grupo (Jonathan Romero, Eduardo Marcellán, Andres Perales y Marc Roura) y me pasaron y me coloqué tras ellos, ya que tampoco encontraba ni hueco ni ritmo para volver a pasarles. Fui especulando hasta llegar al giro de la última boya, con el objetivo de intentar llegar al esprint en los últimos 100m, pero la verdad que después del último giro salí mál colocado y fui siendo llevado hacia la derecha, detrás de Andrés Perales, que hasta la temporada pasada era claro dominador en las pruebas de fondo masters, cuando el resto del grupo iba más a la izquierda, sin poder exprintar contra ellos.
Al final toqué la placa electrónica el último del grupo, terminando el 12º de mi serie, con un tiempo de 42min 15s. En la categoría de 30 a 34 años finalicé en el puesto 11º en el Cto. de España, siendo medalla de bronce de la categoría en el Cto. de Cataluña, a tan sólo 2 segundos de la plata, que llegó justo delante de mí.
Mi llegada en la prueba:
Contando todas las categorías hice el 18º mejor tiempo, siendo el 17º masculino y el 11º en 30-34 años. Me ganó una chica, uno de la categoría +25 (que hizo la mejor marca con 38'41''), cuatro de +35 y uno de +40 años.
Varios Aquamasters al término de la prueba: Jordi Martí (44'59''), Sergio García (42'25''), Jordi Burgueño (48'07'') y Federico Wahnich (46'08''):
Además de nadar con un chip en la muñeca, para el cto. nos pintaron el número en las manos, hombros y en la espalda. Mi espalda, junto a las espaldas Aquamasters de Jordi Font (50'06'') y Sabina Martínez (43'56''). Con lo que cuesta quitarlo!!!:
En el Canal Olimpic, con la medalla de bronce del Cto. de Catalunya:
Ahora ya sí que mi siguiente competición será el Ironman de Niza. El ritmo de hoy en los 3.000m equivale a 53'31'' en los 3.800 del Ironman y más o menos puedo llevar el mismo ritmo. Hay que tener en cuenta que la salida será mucho más numerosa, que no sé si estarán bien medidos y que llevaré traje de neopreno, pero parece que no tendré problemas de bajar de 1h y posiblemente sea sub 55', aunque el sub 53' que me vaticinó Jaime M. de Luarca... ya lo veremos.

jueves, 16 de junio de 2011

Corta historia de Larga distancia

Pronto escribiré un nuevo capítulo de esta historia que comenzó cuando hace tres años decidí pasar de las pruebas de distancia sprint y olímpica y debutar en “larga distancia”. Fue en julio del 2008 cuando formalicé mi inscripción para el half Challenge costa de Barcelona-Maresme del 2009, que estaba llamado a ser mi debut en larga (enlace a mi primera inscripción).
A partir de ahí, comencé a enfocar la temporada 2009 de un modo distinto, entrando en un terreno desconocido para mí y contando con la ayuda de muchos otros que ya habían dado el salto a la larga (Enlace a de la A a la B).
Sin embargo, fue el triatlón de Gran Canaria del 2009 el que me vio por primera vez cruzar la meta en una prueba de larga (o más bien de media) distancia (crónica de la prueba) y pude responder de primera mano, cuáles fueron mis sensaciones en mi debut (enlaces a mis tres entrevistas post-Arinaga: 1, 2, 3).
La larga distancia me había conquistado en la primera cita, pero nuestra relación nunca ha sido un camino de rosas. Aquel tan esperado debut en el Half Challenge Barcelona-Maresme, que al final fue mi segunda prueba de larga (enlace al Half Challenge 2009), dejó un ligero sabor amargo que me hizo replantearme todo lo que había vivido en esos meses previos (enlace a mis sensaciones después del Half).
Tras el Half llegó Zarautz, donde seguí aprendiendo (enlace Zarautz).
Mi cuarta prueba por encima de un olímpico fue ya por fin catalogada como “larga distancia” en toda regla, al tratarse de un triple olímpico (4km-120km-30km). Acudí con una invitación para tomar parte en la salida élite, con muchas dudas de si sería capaz de completarla y volví con un resultado sorprendente a todos los ojos (nunca antes había corrido más de una media maratón). Había terminado 5º en el cto. de España élite de larga distancia celebrado en Vitoria y con el Prat-Triatló nos habíamos proclamado Campeones de España (crónica de Vitoria).
Ese mismo año, fuimos también Campeones de la Copa de España de larga distancia con la última prueba en Santibañez de Vidriales (crónica de Sanabria) y cerré la temporada con un podio en el Cto. de Catalunya (crónica de Banyoles) celebrado en Banyoles.
El broche final al año 2009, el año de mi debut en larga distancia, llegó con la publicación del Ranking Nacional de Triatlón de Larga Distancia, el cual encabezaba, siendo el nº1 del Ranking español (enlace).
Pero como todas las grandes historias, mi relación con la larga distancia tuvo un fatal desenlace. La historia parecía que marchaba bien cuando en el 2010 volvía a Gran Canaria (ver crónica), aunque las secuelas de las estas pruebas venían por dentro.
Y aquel mes de Abril del 2010 fue sin duda el gran desencadenador del resto de mi historia. Fue la primera vez que al llegar a casa, en lugar de escribir la crónica de mi carrera, escribí la que lamentablemente ha sido la entrada que más visitas ha tenido mi blog en un sólo día (más de 1.000 visitas). En ese momento era el lider del Ranking Nacional de triatlón de larga distancia y decidía no seguir preparándome para este tipo de distancias (ver anticrónica).
Aquel Banyoles del 2010 (ver crónica), no fue un hecho aislado, pero si la gota que colmó mi vaso. Demasiado tiempo empleado, demasiado sacrificio, dolor de piernas, de estómago… para no disfrutar y sobretodo para no poder competir, ya que disfrutar podía hacerlo sólo, pero para competir necesitas de otros.
Desde abril del 2010 dejé de lado mi bici de contrareloj, mi casco aero, las salidas largas, los rodajes a 4min/km… y en octubre del 2010 volvía a cometer otro de los errores que esta distancia no permite realizar.
El compromiso con el equipo, nos llevó a Ibiza, donde hicimos lo que pudimos, pero no estábamos en las condiciones ni físicas, ni sobretodo mentales, para defendernos en larga distancia. Como club, pasamos de ser Campeones de España en el 2010 a ni siquiera ser capaces de terminar con tres triatletas el Cto. de España, e individualmente desaparecí del Ranking Nacional. Fue deportivamente un golpe bastante duro, no sólo por la retirada a nivel individual, sino más como grupo (ver crónica).
Mirar mi bicicleta de contrareloj todavía me despierta una sensación de cariño y a la vez de odio difícil de explicar y fue por eso también por lo que cuando quise aprovechar la inercia de preparar el Ironman, apuntándome al half Challenge Barcelona-Maresme de nuevo, por si vuelvo al cto. de España de media, me decidiera por hacerlo con la bici de crono y el casco aero.
Los fantasmas del pasado volvían a aparecer ante el temor de participar en algo en lo que no quería estar y no quería relacionar una competición concreta con la esencia que capté en los mejores momentos de mi corta historia de larga distancia. Sin embargo el half fue bien, quizás porque ya no lo tengo todo tan idealizado y mis expectativas son más bajas, pero el caso es que cruzar dos años después la misma meta, me ha quitado el mal sabor de boca que me había dejado la edición del 2009 (crónica half 2011).
De mi corta experiencia he aprendido que la larga distancia requiere un sacrificio que no siempre es compensado y no me refiero a que no se alcance el rendimiento y nivel deportivo deseado, sino que no siempre se puede demostrar con un resultado. Las secuelas de este tipo de pruebas no son como las de una prueba corta, que parece que da más oportunidades de resarcirse. Salga bien o salga mal, se arrastran las consecuencias del castigo.
Ahora, en unos días daré un nuevo paso. Al ser novel en esta distancia y suponerme un reto tan sólo terminar, sé que independientemente de mi resultado y de mi rendimiento, si consigo ser finisher estaré más que satisfecho y ese es mi único objetivo, cruzar la línea de meta en Niza.

martes, 14 de junio de 2011

Hoy cocinamos de nuevo Espinetes

A principio de temporada realicé una entrada con la receta en la que se indicaba cómo cocinar los famosos Espinetes de Carne y ahora que llega el calor y el buen tiempo, apetecen dietas más ligeras, con más verde y digestiones menos pesadas, que permitan aprovechar a tope los días de sol.
Para aquellos a los que les gustaron los espinetes de carne, llega ahora la nueva entrega, con los nuevos Espinetes de Pescado.
Lo ideal es aprovechar un día como el de ayer, lunes festivo en Barcelona. Uno se levanta sin prisa y saca del congelador algo de pescado. En este caso, he descongelado unos filetes de Panga y otros de Merluza. Se pueden combinar gran variedad de pescados, pero así en plan rápido y cómodo, lo facil es descongelar.
Mientras el pescado se descongela, se pilla la bicicleta. Lo ideal es hacer unos 90km y a poder ser, a un ritmo que te haga llegar a casa tostadito. De este modo llegaremos con sed, pero ligeramente hechos polvo, con lo que podremos esperar un ratillo antes de meter algo en el estómago y en ese tiempo se aprovecha para elaborar toda la receta.
Los filetes de Panga y Merluza, recién sacados del congelador:
El pescado descongelado se desmenuza y se mezcla la panga y la merluza con un par de latas de atún natural. Mientras tanto, sin quitarnos el culotte, vamos cociendo un par de huevos.
Realizada la mezcla de los pescados que intervendrán en los espinetes, se utilizan un par de huevos batidos para dar consistencia a la masa de pescado. También podía haber utilizado patata cocida o pan de molde empapado en leche, al igual que hice con los espinetes de carne, pero en esta ocasión, únicamente utilicé los pescados empapados en huevo.
Se sacan cuatro trozos de la masa, uno para cada espinete y se ponen en forma de hamburguesa en papel de aluminio, que meteremos a posteriori en la bandeja del horno.
La masa de los pescados con huevo batido y las cuatro bases de los espinetes:
Con los dos huevos cocidos, hacemos cuatro mitades, una para cada espinete. En los de carne metí un huevo entero por espinete, pero la receta de invierno fue mucho más contundente.
Cada una de las mitades de huevo cocido, la colocamos sobre la base de cada espinete:
Ahora con el resto de masa de pescado que queda, se hacen cuatro pelotillas, compactándolas lo más posible. Nótese que todo esto se debe de hacer con el único habituallamiento que un trago de bebida isotónica de vez en cuando, puesto que aun nos están temblando las piernas del tute de la bici.
Con las cuatro pelotas, se hacen cuatro hamburguesas de pescado, las cuales se colocarán una a una encima de la base de espinete, tapando el medio huevo. El arte de cada uno y el compactado de la hamburguesa, facilitará que el espinete salga más culón o más cabezón.
Y el huevo que ha quedado en el bol, se utiliza para bañar por encima a cada espinete, de este modo quedará un poco más jugoso y brillarán más al meterlos al horno.
A continuación cogemos aceitunas negras sin hueso y las cortamos para la mitad, para hacer los ojos y la nariz del espinete. Al igual que pasó con los de carne, a partir de este momento ya miramos con cariño al animal, que parece que cobra vida.
Una vez que el espinete tiene cara y ojos, empezamos a colocar los piñones en el cuerpo del espinete, para que simulen las puas del erizo. No hace falta montar un 12-25 de piñones, porque ya no estamos hablando de bicis, aunque aun mantengamos el culotte puesto. Eso sí, colocar los piñones de uno en uno, se hace más largo que una recta con viento en contra en Arinaga.
Ya tenemos los espinetes listos para meter en el horno. Observar el detalle del animalito, parece que se va a poner a hablar... Ahora se meten en el horno y procedemos a ducharnos, mientras los espinetes van poniéndose morenitos... Aprovechamos para hacer algo de pasta de primero, que hay que reponer hidratos...
Una vez que salimos de la ducha, ya vemos el mundo de otra manera. Podemos ir preparando la mesa, escurriendo la pasta... y ya tenemos los espinetes listos para ser comidos.
Los colocamos en un plato con el papel de aluminio y se lo quitamos. Se quita mucho más fácil el papel en los de pescado que en los de carne. Aquí están los cuatro animalitos, listos para ser ingeridos.
Y con una base de espinacas, adornamos al erizo en el plato. En el cuenta km se muestran los 93,21km a 32,85km/h de media que hice ayer con 965m de desnivel positivo acumulado, que creo que será mi último entrenamiento de ritmo serio de cara al Ironman de Niza.
Al igual que en los de carne, al seccionar el espinete, vemos cómo lleva sorpresa en su interior, al tener una mitad de huevo cocido dentro.
Y ahora sí que nos merecemos la comida, así que de los espinetes sólo he dejado algún trozo del tallo de la espinaca... Han quedado riquísimos y las olivas combinan perfectamente. Si tengo que quedarme entre los de carne, o los de pescado, la verdad es que tengo serias dudas...

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal