martes, 14 de junio de 2011

Hoy cocinamos de nuevo Espinetes

A principio de temporada realicé una entrada con la receta en la que se indicaba cómo cocinar los famosos Espinetes de Carne y ahora que llega el calor y el buen tiempo, apetecen dietas más ligeras, con más verde y digestiones menos pesadas, que permitan aprovechar a tope los días de sol.
Para aquellos a los que les gustaron los espinetes de carne, llega ahora la nueva entrega, con los nuevos Espinetes de Pescado.
Lo ideal es aprovechar un día como el de ayer, lunes festivo en Barcelona. Uno se levanta sin prisa y saca del congelador algo de pescado. En este caso, he descongelado unos filetes de Panga y otros de Merluza. Se pueden combinar gran variedad de pescados, pero así en plan rápido y cómodo, lo facil es descongelar.
Mientras el pescado se descongela, se pilla la bicicleta. Lo ideal es hacer unos 90km y a poder ser, a un ritmo que te haga llegar a casa tostadito. De este modo llegaremos con sed, pero ligeramente hechos polvo, con lo que podremos esperar un ratillo antes de meter algo en el estómago y en ese tiempo se aprovecha para elaborar toda la receta.
Los filetes de Panga y Merluza, recién sacados del congelador:
El pescado descongelado se desmenuza y se mezcla la panga y la merluza con un par de latas de atún natural. Mientras tanto, sin quitarnos el culotte, vamos cociendo un par de huevos.
Realizada la mezcla de los pescados que intervendrán en los espinetes, se utilizan un par de huevos batidos para dar consistencia a la masa de pescado. También podía haber utilizado patata cocida o pan de molde empapado en leche, al igual que hice con los espinetes de carne, pero en esta ocasión, únicamente utilicé los pescados empapados en huevo.
Se sacan cuatro trozos de la masa, uno para cada espinete y se ponen en forma de hamburguesa en papel de aluminio, que meteremos a posteriori en la bandeja del horno.
La masa de los pescados con huevo batido y las cuatro bases de los espinetes:
Con los dos huevos cocidos, hacemos cuatro mitades, una para cada espinete. En los de carne metí un huevo entero por espinete, pero la receta de invierno fue mucho más contundente.
Cada una de las mitades de huevo cocido, la colocamos sobre la base de cada espinete:
Ahora con el resto de masa de pescado que queda, se hacen cuatro pelotillas, compactándolas lo más posible. Nótese que todo esto se debe de hacer con el único habituallamiento que un trago de bebida isotónica de vez en cuando, puesto que aun nos están temblando las piernas del tute de la bici.
Con las cuatro pelotas, se hacen cuatro hamburguesas de pescado, las cuales se colocarán una a una encima de la base de espinete, tapando el medio huevo. El arte de cada uno y el compactado de la hamburguesa, facilitará que el espinete salga más culón o más cabezón.
Y el huevo que ha quedado en el bol, se utiliza para bañar por encima a cada espinete, de este modo quedará un poco más jugoso y brillarán más al meterlos al horno.
A continuación cogemos aceitunas negras sin hueso y las cortamos para la mitad, para hacer los ojos y la nariz del espinete. Al igual que pasó con los de carne, a partir de este momento ya miramos con cariño al animal, que parece que cobra vida.
Una vez que el espinete tiene cara y ojos, empezamos a colocar los piñones en el cuerpo del espinete, para que simulen las puas del erizo. No hace falta montar un 12-25 de piñones, porque ya no estamos hablando de bicis, aunque aun mantengamos el culotte puesto. Eso sí, colocar los piñones de uno en uno, se hace más largo que una recta con viento en contra en Arinaga.
Ya tenemos los espinetes listos para meter en el horno. Observar el detalle del animalito, parece que se va a poner a hablar... Ahora se meten en el horno y procedemos a ducharnos, mientras los espinetes van poniéndose morenitos... Aprovechamos para hacer algo de pasta de primero, que hay que reponer hidratos...
Una vez que salimos de la ducha, ya vemos el mundo de otra manera. Podemos ir preparando la mesa, escurriendo la pasta... y ya tenemos los espinetes listos para ser comidos.
Los colocamos en un plato con el papel de aluminio y se lo quitamos. Se quita mucho más fácil el papel en los de pescado que en los de carne. Aquí están los cuatro animalitos, listos para ser ingeridos.
Y con una base de espinacas, adornamos al erizo en el plato. En el cuenta km se muestran los 93,21km a 32,85km/h de media que hice ayer con 965m de desnivel positivo acumulado, que creo que será mi último entrenamiento de ritmo serio de cara al Ironman de Niza.
Al igual que en los de carne, al seccionar el espinete, vemos cómo lleva sorpresa en su interior, al tener una mitad de huevo cocido dentro.
Y ahora sí que nos merecemos la comida, así que de los espinetes sólo he dejado algún trozo del tallo de la espinaca... Han quedado riquísimos y las olivas combinan perfectamente. Si tengo que quedarme entre los de carne, o los de pescado, la verdad es que tengo serias dudas...

4 comentarios:

Eres al Arguiñano del Triatletismo jajajajaja. A ver cuándo me mandas uno para aquí abajo!!

De donde sacas las ideas culinarias? para mi que te lo inventas mientras pedaleas y luego no sabe tan bien como dices. Queremos un testimonio imparcial que valore el sabor de esos bichos...

Supongo que te llevarás algun espinete en la bici de niza... además de nutritivos te harán compañia...

Olallo

Killo, tu ya has probado los de carne, no??

MA, no intentes el viejo truco de que tenga que hacer unos para que los probéis...

Olallo, no los llevaré, no vaya a ser que pinche con las puas... jejeje

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal