martes, 23 de noviembre de 2010

Hoy cocinamos Espinetes

Llega un momento en la vida de todo triatleta en el que decide innovar y poner fin, aunque sea por un día, a los platos de comida en los que los spaguetis, la pechuga de pollo y el arroz blanco son los principales protagonistas, sin invitados extras. Generalmente sacrifico el ver un plato muy adornado, por algo rápido que me permita disfrutar de las vistas que me va a dar su digestión sobre las dos ruedas, pero un día es un día y aprovechando mis días de descanso, cambié la llave allen por el tenedor, el bidón por la fuente y la bici por el horno.
Os presento el resultado, paso por paso, de mis Espinetes de Carne:
Ingredientes para hacer 5 espinetes:
- 1kg de carne picada
- 5 huevos cocidos
- 3 huevos
- 3 o 4 rebanadas de pan de molde
- 2 patatas cocidas
- Leche
- Orégano, sal, pimienta
- Olivas negras
- Piñones
La preparación previa consiste en cocer los huevos y las patatas.
Luego cogemos las rebanadas de pan de molde y les quitamos la corteza, para empaparlas de leche dentro de un recipiente. Vamos añadiendo leche poco a poco a las rebanadas y las dejamos unos minutos chupando la leche, mientras las desmenuzamos.
Así queda el pan de molde con la leche:
Y aquí están presentados todos los ingredientes que necesitaremos: carne picada, los huevos cocidos, huevos sin cocer, el pan de molde con la leche, las patatas cocidas, las olivas negras, los piñones y la sal, el orégano y la pimienta:
Condimentamos a gusto la carne picada, con la sal, la pimienta y el orégano. Una vez añadidas las especies, mezclamos la carne con el pan de molde y seguimos amasando.
Posteriormente añadimos los tres huevos batidos y seguimos amasando.
Después del pan y el huevo, añadimos las patatas cocidas, machacándolas mientras amasamos, para buscar una masa uniforme que servirá de base para los espinetes.
La carne y el pan de molde antes de echar el huevo y antes de chafar la patata:
Ya tenemos la masa de carne formada. El pan de molde, el huevo y la patata hará que la carne no quede tan seca y se mantenga más jugosa al salir del horno. Cuando ya esté todo uniformemente amasado, separamos la carne en 5 trozos, para así saber de cuánta cantidad dispondremos para hacer cada espinete.
Y para comenzar a montar el espinete, dividiremos en dos cada uno de los 5 trozos de carne. Debemos hacer una especie de hamburguesa para la base y otra que será la parte superior del espinete.
Sobre la hamburguesa de la base, colocaremos el huevo cocido y lo cubriremos con el otro trozo, de tal modo que tapemos el huevo y le demos la forma de erizo. Hay que intentar que el grosor no sea muy superior a un dedo, ya que sino costará más que se haga en el horno y puede ser demasiada carne.
Así hacemos los 5 espinetes, con la parte que será la cabeza más fina (hamburguesa sobre hamburguesa) y la parte trasera, la que llevará las púas, más gruesa (hamburguesa, huevo, hamburguesa). La cabeza debe de acabar más en punta que la cola.
Para que no se pegue a la bandeja del horno, colocaremos cada espinete en un trozo de papel de aluminio:
Ahora con las olivas hacemos los ojos y la nariz. Para los ojos cortamos una oliva en dos longitudinalmente y cada trozo será un ojo. La nariz será una oliva completa, que incrustaremos en la carne.
Ahora esto ya tiene cara y ojos:
Y espinete es conocido por varias cosas, pero además de por no mover nunca sus ojos, también destaca por sus púas. Para ello utilizaremos los piñones, los que habrá que ir clavando en la carne de uno en uno.
En esto se tarda bastante más de lo que parece. El peinado de espinete, ya va a gustos...
Y ya están listos los 5 espinetes. Alguno parecía que me estaba diciendo algo y todo...
En el horno, una vez calentado, se meten a 180ºC.
Yo los he tenido 1h. Hay que fijarse que empiezan a dorarse, sobretodo la parte superior y los piñones comienzan a cambiar de color (puede tardar entre 40min y 1h 20min, dependiendo del horno).
Espinete en los rayos uva:
Después de la hora de horno, los dejé un tiempo esperando, para darles un último toque de 10min justo antes de comerlos y ya los saqué:
Y ya están listos para ser comidos. No digáis que no os da pena esta mirada tan tierna...:
Se pasan a los platos y se les retira el papel de aluminio:
Pobre espinete... ha llegado el momento de sacrificarlo...
Y este es el aspecto que presentan tras ser cortados, listos para ser comidos:
El sabor es muy bueno, tanto las olivas, como el huevo, los piñones y la carne, combinan muy bien, además que la carne no se hace nada pesada y queda muy jugosa.
Da un poco de pena comerlos, pero hay que hacer de tripas corazón...

6 comentarios:

Jajajajaja! Me parto contigo Sergio! Bon profit!! Hombre, no sé si diría yo que son espinetes, pero bueno, jajaja!

JAJAJAJAJAJA.... de vez en cuando se te va la olla que da gusto!!!.
Muy apetitosa la receta y muy currada la entrada, como siempre!.
Sigue así dentro y fuera de la "cancha".

¡¡Genial!!!, me encanta inventar en la cocina, así que algún día probaré a ver qué tal me salen tus espinetes sorpresa :-)).

Besicos!

Sina, son más erizos.. pero aparte de Sonic el de la videoconsola Sega, tú conoces otro erizo famoso?

Isma, esta vez se me ha ido la olla... pero por el horno!!

Ishtar, pues ya sabes, anímate que están muy buenos!

Jajajaja...sorprendente!!!!, me parece de lo más original Sergio, y se puede adaptar al pescado?, te lanzo un reto...jajaja

pues podría intentarlo!!! se podría improvisar algo...

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal