jueves, 26 de mayo de 2011

Sólo queda un mes

Cuando me inscribí para Niza, quedaba lejos hasta comenzar a entrenar para el Ironman, ya que la temporada 2009/10 todavía no se había acabado y quedaban unas cuantas pruebas y descansar unas semanas antes de comenzar con esta temporada, la 2010/11.
La temporada empezó poco a poco, con duatlones de montaña, competiciones de natación... y poco a poco los primeros entrenamientos orientados a llegar a junio del 2011.
Aunque quede un mes para completar esta parte de mi historia, desde este día, la propia preparación para el Ironman me han hecho llegar a hacer cosas que nunca me había planteado, como esto.
También he hecho alguna entrada en el blog de esas que en fin... para qué comentar... como esta, esta, o esta.
Tengo ganas de que llegue el día, aunque tampoco hay que tener prisa.
Cuando formalicé mi inscripción, en agosto del 2010, envié un email a varios de mis compañeros de trabajo, informándoles de mi reto... Recibí muchas contestaciones y guardé e imprimí cada uno de los mensajes que me enviaron en respuesta. Durante un tiempo, los tuve delante en la mesa de la oficina y me sirvieron para repasarlos de vez en cuando y cargar las ganas de enfrentarme al Ironman.
Una imagen de la oficina en septiembre del 2010:
Ahora tengo estos recortes en casa. Por mi tipo de trabajo, no es lo normal que mis compañeros sepan lo que es el triatlón y no acaban de aprenderse el orden de los segmentos, o de tener una idea de las distancias que se hacen, o los ritmos, o lo que es un resultado bueno o malo.
"¿Entonces corres, luego bici y luego nadar?", "y eso del Ironman, qué es lo que tienes que hacer?", "¿y esa maratón que haces en Niza, de cuántos km es?", "¿Cuántas piscinas haces seguidas?", "¿Os pagan algo por hacer eso, no?", "¿Y no puedes ir a las olimpiadas?", "y no tienes miedo a los coches en bici?", "¿hubo una carrera cerca de mi casa el fin de semana, que cortaron la calle, había mucha gente, estabas tú?"....
Bueno, la verdad es que tampoco voy predicando que hago triatlón, pero al final, siempre los más cercanos lo acaban sabiendo y aunque no todos lleguen a saber ni los deportes que lo componen, ni el orden, ni las distancias, la cultura triatlética de mis compañeros se ha ido incrementando en estos años, incluso empiezan a brotar alumnos aventajados que hasta se atreven con acudir a ver las pruebas o a hacer fotos.
Estos son los mensajes que hace ya más de 9 meses me enviaron de forma espontánea varios de mis compañeros de trabajo, en respuesta a un email mío que les informaba de que estaba inscrito al Ironman de Niza:
Los hay más simpáticos, más profundos, más rebuscados, más sinceros... ellos y otros que también se han interesado por otras vías, serán parte de la motivación necesaria que encontraré en esos momentos en los que las fuerzas comiencen a fallar.

2 comentarios:

Si, si pero sabes que esta semana me muero de ganas de verte con ese peazo de top.

jajaja... creo que desde principios del 2000 no compito con top... La verdad es que la imagen puede ser lamentable, pero en fin... por probar las dos piezas de cara a niza....

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal