jueves, 24 de marzo de 2011

Mejorar la posición en la bici. Vol. 2

Ayer actualicé con el tutorial de cómo cortar las barras de carbono del acople y como lo prometido es deuda, aquí hay una imagen en la que se ve la mejora conseguida.
La foto de la izquierda es la del sábado pasado, el primer día que puse los acoples. El calificativo de dominguero es quizá un poco duro, pero se puede ver que voy demasiado echado.
He marcado en rojo el ángulo recto que deberían formar mis brazos acoplados. Se ve cómo casi lo supero por unos 30º (la línea verde).
En la foto del centro, pues bueno... he visto a gente peor. Con esa posición ya puedo salir de casa. No están logrados los 90º, pero mis brazos apenas están colocados unos grados de más. Esta es la posición que logré el miércoles, con sólo cortar 3cm del acople. Al acercar la zona del comienzo de la curva del acople, no me agarro tan lejos y no estoy tan echado.
Otra de las cosas que hice fue retrasar 1cm los reposacodos, que tienen varias posiciones de colocación y el primer día las puse en la que marcan las instrucciones, olvidándoseme que podía ganar ahí algo de ángulo, sin necesidad de cambiar la longitud de la potencia.
La foto de la derecha es del tri de Banyoles del año pasado. Llevo mi bici de crono y se ve que formo perfectamente el ángulo recto con mis brazos al ir acoplado. Entre la posición de aficionado del centro y la de crack de la derecha, hay cosas que se pueden corregir y otras que no. Evidentemente el ángulo del tubo vertical de la bici de crono, de 78º, no lo lograré con la de la carretera (las geometrias del cuadro son distintas), pero una clave para darse cuenta de una posible solución, está en fijarse que mi espalda es más pararela al suelo con la bici de crono que con la de carretera.
La evolución del hombre, de Darwin:
Con más detalle se puede ver aquí la ganancia. He superpuesto mi posición del miércoles, con la del sábado.
Se ve que los codos están más retrasados (1cm lo he ganado con el propio juego que da la posición de los tornillos del reposacodos) y las manos más cerca de las manetas después del corte que antes.
Antes del corte de las barras en primer plano:
Y en esta imagen, en primer plano está la posición después del corte. Aquí se ve mejor la diferencia de la posición de las manos. Como no he realizado ninguna modificación genética que varíe la longitud de mis antebrazos, esto se ha traducido en acercarme más al ángulo recto en los codos:
Y ahora comparo las posiciones con la que tengo en la bici de crono.
Antes de cortar las barras, la diferencia con respecto a la posición ideal era más palpable:
Después de cortar las barras y retrasar los apoyacodos, la diferencia que hace que con una bici llegue a los 90º perfectos y con la otra no, es que la bici de crono hace que mis hombros estén más adelantados (mayor ángulo en el cuadro de tubo vertical) y a estar más echado para adelante se une llevar la potencia más baja:
Pues bueno, la comodidad ha de priorizar sobre todo cuando el objetivo es el Ironman. Si opto por la bici de carretera es porque no será una prueba de ir 100% acoplado. Hay que intentar optimizar la posición acoplado, pero siempre que las prestaciones de la bici de carretera no se vean mermadas. La comodidad en subidas y bajadas es fundamental.
Como voy francamente cómodo actualmente, voy a hacer dos cambios sencillos, que no me implican gran cosa, para ver la mejora aerodinámica.
El primero es el más simple. Consiste en aprovechar la regulación del propio reposacodos para desplazarlo 1cm hacia el centro. De este modo el efecto paraguas contra el viento será menor. Si mi flexibilidad permite ir con una distancia entre codos menor, pues bienvenida sea la mejora. Si veo que me supone un esfuerzo juntar los codos 2cm (1cm por reposacodo), pues vuelvo a la posición actual, de buldog frances. Este cambio no influye en el ángulo recto de mis codos, pero sí que elevará unos mm mi pecho, al juntar más los codos. Eso sí, prima más el beneficio de juntar los codos, que la pérdida de aerodinámica por elevarme un poco más (que será casi inapreciable).
El segundo también es simple, pero estéticamente puede obligar a proceder a una segunda derivada. La pipa de la horquilla de mi bici es larga y no la tengo cortada. Tengo margen para subir y bajar la potencia. Ahora mismo la tengo colocada en el medio, pero puedo bajarla un par de casquillos (flecha roja en la foto). Bajar la potencia una o dos posiciones supone una gran mejora aerodinámica a la hora de rodar acoplado. Por contra, la espalda ya no irá tan cómoda y puede que me note peor en subidas, bajadas, cogido abajo... Bajaré primero una posición la potencia y veré si me noto mal. Si voy bien, pues bajo otro más. Si voy bien, pues la puedo dejar abajo del todo, aunque sería una posición demasiado "racing" para carretera. Si me veo mal, aunque acoplado vaya mejor, pues habrá que llegar a una posición de compromiso, perdiendo estética, pero manteniendo todas las prestaciones de la bici de carretera.
Eso sí, si finalmente decido quedarme con la potencia más baja, tendré que plantearme cortar lo que sobra por ecima de la potencia (flecha verde en la foto), porque tal y como está ahora, no queda del todo mal, pero si sobra demasiado por encima, ya no tiene sentido tenerlo y no quedaría bien. Un casquillo de margen nunca viene mal, pero tres o cuatro, es un exceso. De todos modos, llegado el caso, antes de cortar, haría unos cuantos km hasta estar completamente seguro y nunca dejaría la pipa rasa con la potencia.
Foto esquemática de mis dos próximas actuaciones:

2 comentarios:

Ya veo que te has currado bastante lo de la postura en bici, pero por sino lo conocias te paso un enlace que te hace un FitBike "de estos" mas o menos bueno:

http://www.competitivecyclist.com/za/CCY?PAGE=FIT_CALCULATOR_INTRO

SALUD Y SALUDOS

Richard, muy bueno el enlace. Un día pillo el metro y le doy un repaso...

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal