jueves, 19 de agosto de 2010

Practicando deportes minoritarios

Molido: quebrantado, reducido a menudísimas partes, hecho polvo. O realizando una transcripción menos literal: Muy cansado o fatigado.
Ese es el participio del verbo que mejor se adapta a la sensación que tengo ahora mismo, tras jugar casi dos horas sin descanso, a un juego en el que la finalidad era meter un balón entre tres palos, con la característica de que no podíamos tocarlo con las manos, ni con los brazos...
Esta tarde, controlando un balón, durante una jugada de este deporte minoritario:
Tras librar el enorme chaparrón que cayó antes de empezar, pudimos jugar en campo de fútbol-11, un 9 contra 9 que ha hecho que se me quitaran las ganas de correr detrás de un balón, por una temporada. Aunque cierto es que llevaba tiempo con ganas de jugar una pachanguilla.
Pese a que no nos mojamos, no nos libramos de la lluvia de goles en contra recibida... Un total de 8, aunque al menos maquillamos el resultado metiendo nosotros 5 . Y la incertidumbre del esférico, hizo que dos de ellos llevaran mi nombre. Y en la portería contraria, como debe ser, no en propia, lo cual hay que aclararlo para evitar el chiste fácil.
Al término del partido, varios de los que nos dedicamos a dar golpes con el pie al balón:
Este finde aprovecharé para seguir entrenando de cara a deportes con más repercusión mediática. No hace falta que diga que hablo de triatlón...

4 comentarios:

que pasa que a ti no te han explicao que el azul y el negro no pegan?????????????jajajaja

un besitooo!;)

si me lo han explicado, pero si no están delante cuando me visto... pasa lo que pasa... Además, ojo al detalle de las perneras piratas de bici, usadas a modo de medias...

Habra revancha, no te preocupes, pero para eso montaremos un equipo de elite, para lo cual prometo asistir de fotografo solamente...

Bueno, si hay que montar equipo de élite... entonces creo que yo tampoco podré jugar...

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal