viernes, 9 de abril de 2010

Cómo llevar la bicicleta en el avión

Hace unos días recibí un correo en el que me preguntaban cómo hacía para llevar la bici en el avión y he aprovechado que justo me toca volar con la bici esta semana, para explicar los pasos que sigo.
Lo ideal es contar con una maleta rígida, especial para el transporte de bicicletas, cuyo coste es caro (>300€), aunque hay tiendas que las alquilan por semanas (60€). Está la opción de hacerse con una bolsa semirígida (aprox. 100€), en la que la bici no va tan protegida y lo más barato es pedir un caja de cartón en la tienda de bicis, aunque en este caso habría que forrarla muy bien por dentro, para evitar deterioros.
He visto bicicletas facturadas sin proteger, pero personalmente no lo recomiendo. El agente handling que realiza el check-in, no debería permitir facturar una bici con pedales puestos y sin la horquilla protegida, o cualquier otro elemento que sobresalga, ya que se pueden enganchar con la banda de los transportadores y dañar la instalación. Una vez facturada, cuando la bici se carga en los carros, puedes tener suerte y que el agente handling de rampa tenga el detalle de esperar a llenar el carro de maletas, para luego colocar la bici desprotegida encima, o encontrarte con que te lanza maletas llenas sobre tu bici (depende del humor del trabajador). Luego también está el caso de que aparte la bici desprotegida del resto, para no poner maletas encima y se tenga que ir a otro sitio, o se le olvide meterla en el carro y nos encontremos con que nuestra bici no vuela en el avión, porque está apoyada en alguna columna del aeropuerto. Y otro más típico es que al no ser un elemento contínuo, de algún tipo de problema en la máquina de inspección, que provoque un paro y un retraso en su salida. De todos modos, el mayor riesgo, teniendo suerte, es que se raye o se rompa algún radio de las ruedas, manetas o cambio. Es cierto que no las suelen lanzar igual que hacen con una maleta, pero yo no me arriesgaría, porque apoyarlas suavemente, tampoco lo hacen.
En mi caso siempre he utilizado maletas rígidas y nunca he sufrido ningún daño. Las bicicletas se facturan por las cintas de equipajes especiales, ya que superan 1m de largo. En concreto, los equipajes que superen los 1000x550x750mm, deben de facturarse por las líneas de especiales, ya que las máquinas convencionales que los inspeccionan, no admiten tamaños mayores. Muchas compañías cobran un extra por llevar bicis, pero aun quedan algunas que no lo hacen. Hay que tener claro que este pago extra se carga al equipaje deportivo, no al equipaje especial. Te cobren o no, la bici es un equipaje especial por dimensiones, pero la misma maleta, llena de ropa, debe de tratarse como equipaje especial y sin embargo no es equipaje deportivo, con lo que no cobrarían un extra por su transporte.
Compañías como Vueling cobran 45€ por trayecto, con lo que ir y volver te suma 90€ al coste del billete. Al triatlón de Gran Canaria fui con Vueling y se dio la paradoja de que ir yo me costó 82€ y llevar mi bici 90€ más. Si la compañía cobra por la bici, no suele poner límites de peso, con lo que aconsejo meter todo dentro de la maleta de bici (neopreno, botas, casco, bidones, geles, bomba de hinchar, llaves…) y únicamente llevar una maleta de mano, para ahorrar el coste de la maleta normal.
Air Europa o Spanair no te dan la opción de declarar la bicicleta a la hora de comprar el billete. En concreto con Air Europa, si tu equipaje no pasa de 20kg, no pagas ningún extra, independientemente de lo que factures. Eso sí, si te pasas, tienes que pagar el exceso de equipaje, que puede superar los 10€/kg extra. Pero tampoco la política está clara, ya que depende del Aeropuerto que te cobren o no. Por ejemplo, en Palma, suelen cobrar 20€ por equipaje deportivo, pero entonces ya da igual el peso. Lo malo es que nunca lo sabes de antemano y entonces no sabes qué meter en la maleta.
Yo personalmente si vuelo con Vueling meto todo lo posible en la maleta de bici (ya que pago…) y si vuelo con Air Europa lo mínimo, para que no supere los 20kg (y no pagar nada).
En esta ocasión, volaré con Air Europa, con lo que he intentado ajustar a los 20kg, metiendo lo mínimo posible en la maleta.
Estos son los dos elementos que espero encontrar en perfecto estado cuando aterrice: maleta y bici.
Un método casero de saber lo que pesa la maleta es pesarte antes de hacerla y luego una vez cargada, para ver la diferencia. Yo he pesado 75,8kg vestido y 88,2kg con la maleta vacía. Esto dice que la maleta vacía pesa unos 12,4kg, lo que complica el tema de bajar de 20kg con la bici dentro. Existen maletas menos pesadas, pero generalmente es uno de los problemas que tienen. De todos modos, mientras pese menos de 23,0kg, no suelen cobrarte el extra de peso, aunque depende de quién te toque.
Los pedales hay que quitarlos, porque sino no cerrará la maleta por el ancho. Yo es lo primero que quito, ya que si lo dejas para el final, cuando ya no hay manillar, ruedas, etc, cuesta más quitarlos, ya que no te puedes apoyar en la bici para hacer fuerza. Para quitar el pedal del lado del plato, el giro se debe de hacer en sentido horario y para quitar el del lado contrario, el giro se hace en sentido antihorario. Cuando se vuelvan a montar, no es necesario apretarlos demasiado, ya que el propio sentido de pedaleo favorece el apriete del pedal, con lo que es muy difícil que un pedal se salga pedaleando.
Antes de quitar el sillín, conviene hacerle una marca, para que al montarlo de nuevo, lo dejemos en la misma posición que estaba antes. Se puede marcar con rotulador, rayándolo… Yo utilizo un trozo de celo, al que le pego un trozo de post-it cortado en forma de T. Así no sólo regulo la altura, sino también le marco el centro de la tija, porque si únicamente se marca la altura, luego puede costar dejarlo en el mismo punto. Si la tija es plana, basta con marcar la altura, ya que no permite el giro.
En la foto se muestra el marcado, la retirada del sillín y cómo quedaría la tija marcada.
Para que la bici entre en la gran mayoría de las maletas, es necesario quitar el manillar de la potencia. Generalmente la potencia tiene cuatro tornillos por el lado de fuera, aunque en el caso de mi bici de carretera lo tiene por dentro, con lo que resulta más cómodo utilizar una llave allen larga, para poder girarla más rápido al desatornillar. Quitar el manillar da respeto, pero no entraña ningún riesgo. Para aflojar los tornillos, se hace en forma de cruz, aflojando uno de arriba y el de abajo contrario, dos a dos. Para apretar será lo mismo, nunca hay que apretar los dos de arriba y luego los dos de abajo, sino alternándolos. Y los 4 se van aflojando y apretando gradualmente, evitando que sufran tensiones muy distintas entre ellos.
Una vez quitado el manillar, volvemos a presentar los tornillos en la tapa de la potencia, para que no se pierdan. El manillar quedará unido a la bici únicamente por los cables, pero permitirá girarlo mejor y entrará en la maleta.
Otra opción es quitar la potencia, dejando el manillar abrazado a ella, para los casos en que la potencia sea tan larga que no cierre la maleta con ella girada. Esto tampoco entraña riesgo, pero ya hay que centrar luego la dirección al volverla a montar. Si por ejemplo la bici tiene una tija integrada y es una talla muy grande, es posible que haya que quitar la horquilla para ganar el ángulo de la horquilla y hacer que entre en la maleta. En este caso se puede aprovechar para quitar de paso la potencia, ya que hay que hacerlo de todos modos.
Desmontaje del manillar y manillar ya fuera de la potencia.
A continuación se le quitan las dos ruedas y metemos el cuadro en la maleta. La potencia se gira, quedando perpendicular al cuadro. El manillar hay que moverlo colocándolo en la posición que se muestra en la foto, jugando con la longitud de los cables, y dejándolo del modo en el que menos sufra. La horquilla queda paralela a uno de los lados de la maleta y la curva del manillar se pasa por debajo de la horquilla.
El cambio queda muy cerca a uno de los bordes de la maleta y es aconsejable que no esté tan pegado a una zona en la que puede sufrir golpes. La maleta cierra con el cambio puesto, pero es mejor quitarlo. Para ello, basta con aflojar con una llave allen el tornillo que sujeta la patilla al cuadro. Hoy en día, la mayoría de los cuadros tienen patillas desmontables. De lo contrario, romper la patilla supondría cambiar todo el cuadro. En mi caso está unido por un único tornillo centrado, pero en la bici de crono, lo está por dos, uno a cada lado.
En la foto se ve cómo queda el cambio en la maleta y cómo se realiza el desmonte:
Una vez quitado el cambio del cuadro, se envuelve un poco en plástico de burbujas y se puede encintar a la vaina del cuadro, la cual se puede proteger símplemente con un trozo de papel enrollado. Si se mete ropa o zapatillas en la maleta, se pueden poner debajo, para que quede lo más protegido posible.
En las fotos se ve el cambio quitado y encintado al cuadro:
Uno de los olvidos más frecuentes es el de quitarle el aire a las ruedas. La bodega del avión no va presurizada, con lo que la cámara podría llegar a explotar si alcanza una presión elevada en la bodega. Para evitar reventones, antes de guardar las ruedas, hay que quitarles el aire.
Tambien conviene quitarle los cierres rápidos, extrayéndolos de los bujes y así se reduce un poco el ancho de la rueda. Para meter las ruedas en la maleta, lo mejor es tener unas fundas, pero si no tenéis, no hay problema. Yo en el coche uso camisetas de talla XXL para guardar las ruedas y van perfectas.
Quitar aire, quitar cierres y meter las ruedas en las fundas:
Un consejo útil es ir dejando todas las llaves que vamos utilizando y las piezas que se van quitando en el mismo sitio. De esta manera, se evitaremos olvidarnos alguna pieza, o una llave crítica en casa.
Los sprais antipinchazos, se consideran explosivos, con lo que su transporte está prohibido en los aviones (si una cámara explota, imaginar el susto que puede dar un reventón del sprai antipinchazos). En más de una ocasión, han obligado a abrir una maleta de bici, para retirar el sprai. Así que si vais en avión, a hinchar a mano, o a comprar el sprai en destino.
Las ruedas se ponen en la parte superior de la maleta, tal y como se ve en la foto y se colocan todas piezas que habíamos quitado dentro. Hay que fijar bien el cuadro con las correas de la maleta, ya que lo peor que puede pasar es que se mueva el cuadro dentro de la maleta. Se pueden meter espumas y plásticos, para evitar rayones. Hay que fijarse qué partes podrían estar en contacto y esas protegerlas de rayonazos.
Las piezas a meter en la maleta y la bici ya dentro y protegida con plásticos:
Por último, aunque conviene ir haciéndolo de vez en cuando, se comprueba que la maleta cierra bien y que no nos hemos dejado nada que sobresalga del borde. Si no se hace hasta el final, podemos tener la sorpresa de que hay que volver a colocarlo todo otra vez porque no cierra.
Las cerraduras de este tipo de maletas suelen ser bastánte frágiles, así que está bien protegerlas con cinta americana o similar. Se pueden utilizar cinchas o correas, para pasarlas por el exterior de la maleta cerrada y así evitar que en el caso de que ceda alguna cerradura, se abra y se salga parte del contenido.
Una vez cerrada, vuelvo a pesar la maleta y marca 97,1kg, lo que haciendo la resta supone que pesa unos 21,3kg. Supera los 20kg, pero al ser menos de 23kg, espero que pueda colar.
Comprobando el cierre y pesándo la maleta ya cerrada:
Espero que haya sido útil.

10 comentarios:

Brutal!!! Aparte de lo meramente deportivo (a nivel de competiciones y entrenos), todo este tipo de consejos prácticos hacen que tu blog tenga que estar en la lista de favoritos de los que estamos en el mundillo del triatlón.
Felicidades por todo y a seguir igual de crack!!!

Muy didactica tu entrada. Solo una puntualización : eso de que hay que deshinchar las ruedas por que pinchan es mentira. Yo muchas veces he llevado la bici con las ruedas hinchadas y no revientan, comprovado. Aunuqe tmbien es cierto que no cuesta nada dshincharlas....

Un saludo grande

Muy buen artículo. Un "MUST READ" para novatos como yo. Te felicito.

Saludos,
Javi

La entrada está de puta madre, aunque he empezado a leer pensando que me iría muy bién para cuando me decida a hacer el tri de Ibiza, y más bien he acabado más estresado. Yo sería incapaz de montarla de nuevo y además los 90 euros de vueling son una pasada!
Para los no pro, o sea los que no quedamos entre el 5% de delante, vi por ejemplo en Mallorca que alquilaban unas Focus que no estaban mal por 60 euros el fin de semana, o sea el precio de alquiler de la caja. Vale la pena valorarlo.
Gracias Sergio

Hola Sergio,

Mil gracias por responderme el correo de la manera que lo hiciste y tan rapido, lo del articulo ya es genial. Creo que somos bastantes los que tenemos dudas de como hacerlo la primera vez que vamos a una competición en la cual necesitamos "embarcar" a la bici, con lo cuidadosos como normalmente somos con ella!!!! y aparte también y en mi caso poco manitas .... iremos aprendiendo. Nada crack, lujazo de artículo para un GRAN BLOG.
Un saludo crack.

David Forn

Impecable...wow que calidad de post...pero complicado desmontar...no me imagino ya montarla de nuevo!! Vaya tela para principiantes como yo...

Un abrazo desde Hong Kong!

"XTB" Xavi.

Hola
Dos dudas, la primera: si el cambio ya lleva plástico de burbujas ¿por qué le pones papel a la vaina para protegerla? y segunda: ¿cuánto tiempo te lleva?
Un saludo...

Que razón tienes, no lo podrías haber explicado mejor! Pero ya podrías haber escrito esta entrada antes, que ya me he vuelto toda una experta en el transporte de la bici después de este invierno llevarmela a 12000km y estar un mes y medio para arriba y para abajo, jaja! Me hubiese salvado algún dolor de cabeza! ;-)
Añado a tus consejos, que yo además, para conservar mejor el exterior de la maleta también la hago forrar muy bien con el plástico aquel de los aeropuertos. Aluciné como llega el plástico a destino... Desde luego que tratan la bici como cualquier otro bulto.
Por cierto, creo que esa maleta ya la has usado mucho, necesitas comprarte otra y vendermela, jajaja! No?

Isma, me alegra que haya gente que piense así, muchas gracias!

Sergi, es cierto que no siempre explotan, pero yo ya he visto ruedas explotando en viajes de furgoneta, o en boxes cuando están mucho al sol. Si la cámara tiene algún defecto y hay alguna parte estrangulada, puede reventar. No hace falta deshincharlas del todo, pero un poco sí, por si acaso.

Typewriter, dejémoslo en un “should read”…jejeje. Muchas gracias.

Pau, tranquilo, que no es tanto, lo único que al explicarlo parece más. Nosotros corrimos una Copa del Rey con bicis de alquiler en Palma, aunque en larga distancia, yo preferiría llevar siempre mi bici.

David, me alegro de que te haya servido. También es casualidad que me hayas preguntado justo en la misma semana en la que tenía que volar con la bici, así que aproveché.

Xavi, montarla es fácil, es el proceso a la inversa. Saludos!

Anónimo, le pongo el papel a la vaina porque siempre hay alguna parte del cambio que pueda rayarla, o la cadena, que puede rozar también con el cuadro. Es más fácil proteger la vaina, que todos los elementos que pueden chocar con ella. Y en esta ocasión he tardado menos de 40min, pero tampoco lo hice con prisas. En montarla, se tarda menos de 30min con calma.

Sina, lo del plástico está bien, pero en las ferreterías venden rollos de plástico de embalar, que sale mucho más económico que embalándola en el aeropuerto. Y la maleta es prestada!!

Hola,
Muy bien explicado el proceso, me ha aclarado bastante las dudas...

una preguntilla solamente....

si la Bici es tubeless, ¿HAy que deshincharla tb?...es que es un poco más rollo luego hincharlas, meterles el líquido, etc....igual vale solamente con aflojar la presión???

Publicar un comentario en la entrada

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal